Navidad 2016

Onicomicosis: Tratamiento de la infección provocada por hongos

Onicomicosis: Tratamiento de la infección provocada por hongos

Onicomicosis: Tratamiento de la infección provocada por hongos y que puede afectar tanto a las uñas de las manos como de los pies. Es importante tratar esta patología, ya que puede provocar la pérdida de la uña o incluso extenderse a otras zonas del cuerpo, sobre todo si tenemos un sistema inmune debilitado.

por en Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Enfermedades uñas, Problemas uñas
Última actualización:

    onicomicosis tratamiento

    La onicomicosis, infección provocada por hongos, puede afectar tanto a las uñas de los pies como de las manos. Fácilmente identificable, como veremos, estamos ante una patología que conviene diagnosticar y tratar. ¿Cuál es el tratamiento indicado y qué síntomas la delatan? Vamos a ver más detenidamente cómo reforzar el cuidado de las uñas para evitar este tipo de infecciones.


    La onicomicosis, en términos médicos, es una infección de las uñas que está provocada por hongos (levaduras, moho o dermatofitos). Es una infección más común de lo que pensamos, y de hecho, según datos médicos, se estima que un 20% de la población padece onicomicosis. Sus síntomas externos son fácilmente reconocibles –aparición de manchas de color amarillento que se van extiendo y terminan por levantar la uña-, por lo que es una patología que se diagnostica sin mayores problemas. La zona superficial de las uñas de manos y pies es la más afectada, aunque el grado de afectación puede extenderse al resto de capas de la uña (puede provocar su pérdida) e incluso a los dedos. En función del tipo de hongo que haya desatado la infección se recomendará uno u otro tratamiento.

    El tratamiento de la onicomicosis es fundamental, porque estamos ante una infección que puede tener sus consecuencias, desde la pérdida de las uñas hasta el dolor que la acompaña. De hecho, si no se trata adecuadamente puede transmitir la infección a otras zonas del cuerpo, especialmente en los casos de pacientes con un sistema inmune debilitado.


    Las señales que nos pueden hacer sospechar de una infección por hongos en las uñas son:

    • Engrosamiento anormal de la uña.
    • Formación de burbujas o deformación de la uña.
    • La uña adquiere una tonalidad amarillenta y oscura.
    • Uñas quebradizas con tendencia a romperse.
    • Uñas de color opaco, sin brillo.
    • Dolor en los dedos de las manos o pies y, sobre todo, en la uña enferma, la cual también puede despedir un olor desagradable.
    • Elevación del lecho ungueal a la uña.


    Las causas de la onicomicosis (tinea unguium), como hemos señalado, están vinculadas directamente a la acción de algunos hongos. La onicomicosis puede afectar a la matriz (es decir, la raíz) de las uñas. Los hongos suelen necesitar un hábitat más cálido y húmedo, por lo que es más fácil que esta infección se produzca en los pies, sobre todo en la uña del dedo gordo del pie.

    Los hongos pueden deslizarse debajo de la uña y provocar una microabrasión antes de empezar a proliferar. Entre los factores de riesgo o factores que nos han más susceptibles a la aparición de hongos en las uñas podemos hablar de:

    • Duchas y zonas por las que caminamos descalzos en piscinas y gimnasios.
    • Ambientes húmedos.
    • Ciertas enfermedades de la piel, como la psoriasis, nos hacen más vulnerables a padecer onicomicosis.
    • El uso de calcetines y zapatos que impidan la transpiración del pie.
    • Otras infecciones de los pies, como uña encarnada.
    • Diabetes.
    • VIH.


    ¿Cuáles son los remedios para curar la onicomicosis? El médico, generalmente, nos recetará un antimicótico de uso oral, durante un periodo suficiente para erradicar la infección (el tratamiento puede durar más de un mes). Estos fármacos también estimulan el crecimiento de una uña nueva para reemplazar a la uña infectada. El tratamiento contra la onicomicosis no termina con los fármacos orales, sino que también suelen ser recomendables los productos antifúngicos de uso tópico El láser puede ser útil, en concreto la terapia fotodinámica, para tratar la uña enferma.


    La onicomicosis también se puede prevenir y tratar con remedios naturales. La higiene de los pies es esencial para prevenir la aparición de hongos y, sobre todo, las recaídas. El remedio más natural, el baño de pies con bicarbonato. Otro producto natural para inhibir la proliferación de los hongos es el vinagre. Se aconseja un baño de pies de entre 15-20 minutos con agua y una parte de vinagre (vinagre de manzana). Por último, la homeopatía también puede ser una aliada en el tratamiento de la onicomicosis. Se recomienda tomar Antimonium crudum 5 CH y Silicea 9 CH (3-4 pastillas dos veces al día, mañana y tarde).

    1024

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludEnfermedades uñasProblemas uñas

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares