Navidad 2016

Palidez, picor y cambio de color de la piel: ¿De qué nos avisa?

Palidez, picor y cambio de color de la piel: ¿De qué nos avisa?

Palidez, picor y cambios de color de la piel: ¿De qué nos avisa? Es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y, por lo tanto, uno de nuestros mejores aliados a la hora de alertarnos de que algo no va bien. Debemos prestar atención a los cambios de aspecto y color de la piel, porque en ocasiones pueden responder a problemas severos que conviene diagnosticar y tratar lo antes posible.

por en Enfermedades frecuentes, Piel, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Manchas piel, Piel Seca, Problemas Piel
Última actualización:

    cambios piel

    La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y, por tanto, conviene prestar atención a los cambios de aspecto, tales como palidez, picor y cambio de color de la piel. ¿De qué nos alerta? Cualquier cambio que experimente nuestra piel es reflejo de lo que sucede en nuestro organismo, avisándonos tanto de los problemas banales como de otros más importantes. En otras palabras, hay que escuchar a nuestra piel y, en caso de duda, consultar al médico. ¿Sabías por ejemplo que la piel pálida puede ser síntoma de anemia o que la piel azulada puede indicar cianosis o déficit de oxígeno en la sangre?


    Picor, manchas blancas o piel que se escama o aparece más abotargada. Son algunos de los cambios que pueden aparecer en el aspecto y la tonalidad de nuestra piel, el órgano más extenso de nuestro cuerpo, y que nos alertan de que algo no va bien en nuestro organismo. La piel nos avisa y es un reflejo de lo que sucede en nuestro cuerpo, por lo que debemos prestar atención a los cambios que se producen en ella y que, en muchos casos, nos está anticipando de que hay un problema, de mayor o menor intensidad. ¿De qué nos avisa nuestra piel? Vamos a ver más detenidamente a qué puede responder cada uno de los cambios de color o de aspecto.


    La piel excesivamente pálida puede ser una señal de anemia o déficit de glóbulos rojos. La causa deriva del color blanco de las mucosas, sobre todo la conjuntiva. Si la piel está blanca, como la cera, puede ser señal de un problema de hipotiroidismo.


    Una subida de la bilirrubina puede manifestar con un cambio de color de la piel hacia el amarillo, indicativo de ictericia. Este cambio suele estar relacionado con un problema del hígado –hepatitis- o con una obstrucción de las vías biliares.


    El picor constante y generalizado de la piel puede deberse a una dermatitis o a una reacción alérgica a los medicamentos, pero también puede desvelar un problema interno, como insuficiencia renal o hepática, déficit de hierro, diabetes, problemas de tiroides. Algunas infecciones –hepatitis C, por ejemplo- y algunos linfomas también pueden manifestarse con picores recurrentes.


    La piel de tonalidad azulada suele ser indicativo de cianosis, es decir, falta de oxígeno en la sangre.

    Hay dos tipos de cianosis. Por un lado, cianosis central o falta de ventilación en la sangre provocada por un problema pulmonar o del corazón. En este caso, además del tono azulado de la piel aparecen otros síntomas característicos como fatiga o disnea. En el caso de la cianosis periférica –dedos azulados o amoratados- suele deberse a un problema circulatorio. El síndrome de Reynaud también se manifiesta con cambios de color de los dedos de las manos –del blanco al azul y después al rojo-. En estos casos es conveniente descartar o confirmar la existencia de alguna otra patología reumática.


    La piel marrón –como el bronceado pero sin haber tomado el sol- puede ser síntoma de la denominada enfermedad de Addison. En estos casos, los pacientes presentan una tonalidad marrón de las líneas de la mano y del rostro –labios, encías, ojos, boca-. Por otra parte, el exceso de hierro –hematocromatosis- también se puede manifestar con un cambio de tono de la piel más marrón.


    El enrojecimiento repentino o rubor de la piel puede ser síntoma de ansiedad, pero también de una patología de la piel como la rosácea. La menopausia o determinados fármacos también pueden estar detrás de este cambio de la piel.


    Cuando la piel aparece abotargada puede deberse a un problema de retención de líquidos, el cual conviene controlar por si estuviera relacionado con un problema renal o cardiaco.


    La sequedad de la piel puede ser señal de hipotiroidismo –piel muy seca y fría- o hipertiroidismo –piel caliente y sudorosa-. La excesiva sequedad también puede estar relacionada con un linfoma o un diagnóstico de leucemia.

    988

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPielPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludManchas pielPiel SecaProblemas Piel

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares