Pánico a conducir: Las claves para superarlo

Pánico a conducir: Las claves para superarlo. Si eres una de las personas que padecen lo que comúnmente se llama amaxofobia, te damos algunas claves para superar tu problema y llevar una vida normal.

  • Comenta
Conduciendo_precaucion_2010_1

Pánico a conducir: Las claves para superarlo. La amaxofobia o el miedo a conducir, en España lo sufren aproximadamente 8,5 millones de personas, que es un tercio de la población conductora. Esta enfermedad puede estar provocada por diversas causas, pero afortunadamente tiene solución. Las personas que lo sufren no suelen contárselo a nadie, lo que afecta seriamente a su autoestima, y puede convertirse en una lucha diaria entre ellos y la carretera. Normalmente se da en casos de gente extremadamente perfeccionista, o tras haber sufrido un accidente de coche. Pero con la ayuda de terapia, este problema puede superarse para conseguir llevar una vida normal.

El miedo a conducir es algo normal en personas que acaban de sacarse el carnet o que están iniciando sus primeros pasos en el mundo de la conducción. El problema llega cuando este miedo se experimenta de continuo, incluso con años de experiencia. Esta enfermedad se denomina amaxofobia.

La amaxofobia es un problema relativamente común en nuestro país, ya que lo sufre un 33% de la población que conduce habitualmente, y la proporción de mujeres duplica a la de hombres, lo que convierte cada día en un sufrimiento el hecho de tener que coger el coche por cualquier motivo.

Causas:

La amaxofobia puede estar relacionada con diversas causas:

  • La más normal es el haber sufrido alguna vez un accidente automovilístico que haya podido resultar traumático, tanto si el enfermo conducía como si era pasajero, o que algún familiar o ser querido lo haya sufrido.
  • Este problema también aparece en personas que habitualmente sufren depresión o estrés emocional, y normalmente tienen problemas de autocontrol, por lo que no se fían de sí mismas.
  • La gente que padece otro tipo de fobias, como miedo a volar o claustrofobia, y no saben cómo superar sus miedos, son otras de las más propensas a sufrir este problema.
  • Las personas excesivamente perfeccionistas y autoexigentes, también suelen formar parte de este grupo. En la carretera todos nos podemos encontrar con algún imprevisto, y este tipo de gente no concibe el hecho de no controlar todo, por lo que esto rompe sus esquemas con facilidad.
  • La edad y la pérdida de reflejos también es otra de las causas. Normalmente se da en hombres a partir de los 60 años, y en mujeres a partir de los 40, que se dan cuenta que ya no tienen la misma agilidad al volante.

Comportamiento:

Las personas que sufren esta enfermedad, normalmente se vuelven inseguras y muy dependientes, por lo que terminan sintiéndose frustradas, impotentes y con la autoestima baja. Estas personas, cuando se ven obligados a coger el coche, lo hacen siempre circulando por los mismos sitios, y evitando lugares con tráfico denso, autovías o circular por la noche.

Sus síntomas al volante son muy claros: Ansiedad, taquicardias, exceso de sudoración y nerviosismo.

Soluciones:

Existen multitud de soluciones dependiendo del motivo que ha provocado la amaxofobia:

  • Si simplemente eres una persona insegura, puedes optar por pedir ayuda a un profesor de educación vial que te pueda ayudar a perder tu miedo y a conseguir seguridad en ti mismo.
  • Cuéntaselo a tu familia o amigos. El hecho de que compartas tu problema con tus seres queridos te puede ayudar a superarlo, y no tienes que temer que se convierta en un motivo de burlas, ya que seguramente nadie es perfecto al volante.
  • Intenta coger el coche tú solo. Normalmente cualquier conductor dice que lo hace mejor cuando va él solo, posiblemente porque no tiene la responsabilidad de otras personas en su coche, por lo que debes intentar hacerlo tú solo, e ir aumentando la dificultad poco a poco.
  • Si esta enfermedad resulta a causa de un estrés postraumático por alguna mala experiencia, no lo dudes y acude a un psicólogo especializado en fobias, que será de gran ayuda.

Esperamos que os hayan ayudado estos consejos y recordad que nunca se debe tener miedo al coche, pero sí mucho respeto.

Comparte este artículo con tus amigos de Facebook

Más noticias sobre:

miércoles 02/05/2012 escrito por Patricia González en ,

 
Comenta

Recuerda mis datos

Publica un comentario
Síguenos EllaHoy
vuelve arriba