Navidad 2016

Parálisis facial: Causas, diagnóstico y tratamiento

Parálisis facial: Causas, diagnóstico y tratamiento

La páralisis facial es un patología que implica la pérdida total o parcial del movimiento de los músculos de la cara. ¿Por qué se produce?, ¿qué hacer?

por en Enfermedades frecuentes, Salud de Mujer, Consejos Salud
Última actualización:
    Parálisis facial: Causas, diagnóstico y tratamiento

    La parálisis facial, cuyas causas pueden ser diversas, es un trastorno de origen neurológico que implica la pérdida total o parcial de movimiento voluntario de los músculos de la cara, una pérdida progresiva, afectando especialmente aquellos que están implicados en la deglución y respiración. Las denominadas neuronas motoras del cerebro se activan en respuesta a ciertos estímulos, ya de forma automática o voluntaria. Esta patología implica una alteración de este sistema tan complejo como importante. Entre las causas de la paralisis facial pueden estar enfermedades de los nervios periféricos como patologías de la base del cerebro. ¿Cuáles son los síntomas de la parálisis flácida? ¿Cuáles son las causas?, ¿qué tratamiento es el más adecuado?

    La parálisis facial, tal y como hemos señalado, tiene origen neurológico y afecta, especialmente, a los músculos respiratorios y de deglución. Entre los síntomas más evidentes, están la pérdida de tono muscular y la debilidad de las extremidades superiores e inferiores, así como la insuficiencia progresiva de los músculos respiratorios. Debido a la parálisis facial también se puede observar hipotonía o reducción del tono muscular.

    ¿Cuáles son las causas de la parálisis facial? Enfermedades como el botulismo, poliomielitis, infecciones del virus del Nilo Occidental, miastenia gravis (una enfermedad neuromuscular autoinmune), síndrome de Guillain-Barré, trastornos de los nervios, carencia de potasio o enfermedad de Lyme pueden estar detrás de la parálisis facial.

    También hay que señalar otras causas, como el abuso de ciertos medicamentos o trauma neural severo.

    Es fundamental acudir al médico nada más detectarse los primeros síntomas para hacer un diagnóstico certero y, a partir de ahí, decidir cuál es el tratamiento más más adecuado para hacer frente a la enfermedad, en función de su gravedad y del estado de salud del paciente, así como para su historial médico. Por lo general, el tratamiento consiste en la administración de ciertos medicamentos para aliviar los síntomas, como antibióticos (en caso de infección bacteriana), corticosteroides o inmunoglobulinas. También se debe prestar atención a los problemas de respiración, ya que uno de los pricipales riesgos que entraña esta patología es el fallecimiento por paro respiratorio. La aparición de problemas respiratorios requiere de una intervención temprana, con la ventilación asistida o traqueotomía.

    También te puede interesar: Nervio vago inflamado: síntomas y remedios y descubre la Parálisis de Bell: ¿Qué es y cuánto dura?

    564

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesSalud de MujerConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares