Navidad 2016

Pérdida de olfato: ¿De qué nos alerta?

Pérdida de olfato: ¿De qué nos alerta?

Pérdida de olfato: ¿De qué nos alerta? La pérdida o alteración del olfato puede alertarnos de que algo no va bien en nuestro organismo. Aunque las enfermedades respiratorias suelen ser la causa principal de esta pérdida olfativa, puede haber otros motivos de salud que lo explican, como el Alzheimer o el Parkinson. Cuidar nuestro olfato es tan esencial como cuidar el oído o la vista.

por en Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Enfermedades respiratorias
Última actualización:

    perdida olfato

    Pérdida de olfato: ¿De qué nos alerta? El olfato, al igual que el resto de los sentidos, puede alertarnos de que algo en nuestro organismo no va bien. De hecho, según datos médicos, las dificultades para detectar, identificar o diferenciar olores es un problema mucho más común de lo que pensamos. Las enfermedades respiratorias son la causa más común que suele estar detrás de la pérdida de olfato, aunque la alteración de este sentido también puede ser señal de patologías como el Alzheimer o el Parkinson.


    El olfato, aunque fundamental, suele pasar desapercibido hasta que comenzamos a notar que hemos perdido parte de esta capacidad para diferenciar e identificar olores y, si lo sumamos al sentido del gusto, el sabor de los alimentos. La pérdida de olfato no solo es un efecto del tabaco, sino que también nos puede alertar de otros problemas de salud, algunos de ellos severos. Los problemas de olfato son mucho más comunes de lo que pensamos. De hecho, según datos médicos –recogidos en el estudio europeo Olfacat con la participación de más de diez mil personas-, se estima que en nuestro país más de siete millones de personas padecen algún tipo de problema o disfunción olfativa. Esto se puede traducir en dificultades para detectar los olores, para identificarlos y recordarlos. Al igual que sucede con otros sentidos, como la vista o el oído, su deterioro está asociado a la edad, aunque también puede alertarnos en cualquier momento de que algo no funciona correctamente.

    Así, detrás de un síntoma como la pérdida olfativa puede haber un problema respiratorio, como gripes, resfriados o rinitis alérgica. Los accidentes con traumatismo craneoencefálico también pueden provocar una disfunción del sentido del olfato.

    Pero es que además el olfato está vinculado con la memoria y la percepción, por lo que su pérdida también puede ser síntoma de Alzheimer o de Parkinson. Otras patologías que también incluyen entre sus síntomas la pérdida olfativa son los tumores cerebrales, tumores de cuello, enfermedades neurodegenerativas, esquizofrenia o patologías de la mucosa nasal.

    Si la pérdida de olfato se mantiene más de dos semanas debe consultarse al médico para determinar la causa de esta alteración. En algunos casos esta pérdida remitirá junto con la patología, como en el caso de los resfriados o infecciones respiratorias, pero en otros casos puede ser irreversible.


    Tan importante como el resto de los sentidos cuidar el olfato pasa por seguir una serie de consejos que está en nuestra mano adoptar. Hay que evitar hábitos poco saludables, como el tabaco, y entrenarlo para aprender a diferenciar los olores. Hay que insistir en que la pérdida de olfato puede ser síntoma de un problema de salud, al igual que puede serlo la pérdida de visión, por lo que repercutirá en la calidad de vida. Los problemas de olfato nos afectarán en nuestro día a día, ya que por ejemplo no podremos distinguir si un alimento está en buen estado. Recordar, por tanto, que ante pérdidas de olfato que no remiten en varias semanas hay que consultar al médico.

    716

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludEnfermedades respiratorias

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares