Pezones sensibles e hinchados: Posibles causas

Los pezones en muchas ocasiones pueden ponerse más sensibles de lo normal e incluso llegar a hincharse. Si quieres conocer las posibles causas, no te pierdas el artículo.

por , il

    Pezones sensibles e hinchados: Posibles causas

    Existen muchas causas por las que podemos sentir los pezones más sensibles de lo habitual. Los pezones hinchados pueden ser a la vez síntoma de enfermedades o infecciones graves que conviene detectar y tratar a tiempo. No todos los problemas asociados a pezones poco comunes tienen relación con el cáncer de mama, pero siempre es conveniente hacerse mamografías a partir de los 45 años para evitar riesgos innecesarios.

    Posibles causas para la hipersensibilidad e hinchazón de los pezones.

    Factores ambientales

    El dolor, hinchazón o sensibilidad de los pezones puede ser la causa puntual de determinadas acciones o factores de nuestro entorno. Correr con un sujetador apretado puede dañar considerablemente la superficie externa de los pechos más allá del pezón. Debemos tener también cuidado con el roce o golpes en los pechos que pueden surgir de un encuentro sexual apasionado, pues los pezones pueden verse muy resentidos. En cualquier caso, siempre es conveniente ir al médico para descartar otro tipo de causas. Para el tratamiento de factores ambientales, lo mejor es hidratar los pezones con aceite de rosa mosqueta o bien aplicar polvos de talco si ha habido escaldamiento por fricción.

    Correr 1 48x48

    Infecciones

    Si junto a la sensibilidad o enrojecimiento de los pezones se acompañan secreciones de aspecto blanquecino o telillas alrededor de la zona álgida del pezón con una textura viscosa, seguramente se trate de una infección bacteriana como la candidiasis o cualquier otro tipo de hongo epitelial desarrollado en esta zona. En este caso, se debe tratar la infección con antibióticos en el caso de las bacterias o antimicóticos en el caso de los hongos, siempre bajo prescripción médica pues el uso de este tipo de medicamentos sin un consejo facultativo puede llevar a agravar el problema en gran medida.

    Tumor benigno pequeño

    Si además de la sensibilidad de los pezones, observamos alguna pequeña protuberancia en la zona, seguramente se trate de algún quiste sebaceo o tumor benigno. Es necesario acudir al médico para que determine la necesidad de extirpación o tratamiento. Muchas veces estos tumores no suponen ningún problema para la salud y su tratamiento es sencillo. Además el no controlarlos puede contribuir a que estos crezcan y supongan un problema, cuanto menos estético.

    Hipotiroidismo

    El mal funcionamiento de la tiroides también puede presentar estos síntomas en los pezones, generalmente acompañados de un enrojecimiento local de la zona. Basta con tomar determinados medicamentos que regulen en funcionamiento de esta glándula para que los problemas en los pezones desaparezcan. Es una afección leve y bastante común que debe ser controlada con análisis de sangre regulares.

    Ectasia

    La obstrucción de los conductos por los que circula la leche, puede producir el dolor y la sensibilidad de los pezones, en la mayoría de los casos estas obstrucciones asociadas al embarazo se resuelven por sí solas. No obstante si permaneciera la obstrucción, lo mejor es la extirpación quirúrgica de las mismas.

    Beneficios de la lactancia materna 48x48

    Salud mamaria

    Independientemente del problema al cual esté asociado el enrojecimiento, la sensibilidad o hinchazón de los pezones. Debe llevarse un control médico del mismo y realizarse mamografías anuales una vez superados los 45 años. Existen afecciones que no son peligrosas pero que, si por otra parte no se solucionan pueden llegar a serlo. Así que, no tengas miedo y examínate.

    i