Navidad 2016

Piel madura: Alimentos para frenar la flacidez

Piel madura: Alimentos para frenar la flacidez

Piel madura: Alimentos para frenar la flacidez. Una dieta sana y equilibrada, junto a una correcta hidratación y la práctica de ejercicio físico, es fundamental para mantener la piel joven y fresca y retardar los efectos del envejecimiento, entre ellos la temida flacidez de la piel.

por en Alimentación, Piel, Prevención, Salud de Mujer, alimentación sana, Consejos Salud, Envejecimiento, Piel Seca
Última actualización:

    dieta piel madura

    Frenar la flacidez de la piel madura con los alimentos como aliados. A medida que ganamos en edad, nuestra piel puede resentirse y perder firmeza. Una correcta hidratación, realizar ejercicio de manera regular y comer sano son tres premisas fundamentales para mantener nuestra piel joven y fresca. La alimentación es clave para el cuidado de nuestro cuerpo tanto por dentro como por fuera. En nuestra despensa vamos a encontrar un buen puñado de alimentos con propiedades beneficiosas para nuestra piel. Tomamos nota.


    ¿Cómo mantener la piel joven y tersa? Especialmente a partir de los 40, nuestra piel puede verse más afectada por los efectos del envejecimiento, entre ellos la temida flacidez, la cual hará que nuestra piel se vea menos joven y fresca. ¿Cómo retardar y combatir estos efectos? Tan sencillo como seguir unos hábitos saludables básicos, entre los que, como no podía ser menos, se incluye el seguir una dieta sana y equilibrada; dicho en otras palabras, comer bien.


    Los antioxidantes son el mejor escudo protector para ralentizar el envejecimiento en general y el de la piel en particular. Frutas y verduras no pueden faltar en nuestra dieta, como principal fuente de antioxidantes (esenciales para combatir los efectos de los radicales libres), además de nutrientes tan fundamentales como vitaminas y minerales. El vino tinto, el chocolate –siempre que contenga un mínimo de 70% de cacao-, y los frutos secos como las nueces son ricos en antioxidantes.


    Llena tu plato de colores.

    Cuanto más colorido tiene nuestro menú, más variada y sana será nuestra dieta. Apuesta especialmente por las verduras de color amarillo y anaranjado (zanahorias, calabaza…) por su contenido en betacaroteno (precursor de la vitamina A que protege las mucosas y la piel). El melocotón, las nectarinas o las cerezas también son especialmente apreciados por los betacarotenos. Pimientos, col y tomates nos aportan vitamina C. El pimiento, por ejemplo, no solo va bien para la piel, también para los huesos, los cuales a partir de una determinada edad también requieren una especial atención. En cuanto a las verduras y frutas, apuesta por los alimentos crudos, así garantizaremos todos sus nutrientes.


    Para que nuestra piel se vea en perfectas condiciones debe estar hidratada por dentro. Un ejemplo muy gráfico: pensemos en una hoja seca y una verde; la seca, sin agua, se rompe. Algo similar sucede con la piel, si está seca (sin agua) forma arrugas al gesticular. Lo recomendable es beber entre 1,5 y dos litros de agua al día (incluidas infusiones).


    En nuestra dieta no pueden faltar las frutas del bosque y los cítricos (naranjas, fresas, kiwis…), valoradas por su contenido en vitamina C y colágeno (la vitamina C, antioxidante, favorece la síntesis del colágeno, una proteína que no se puede incorporar de forma externa y que es esencial para evitar la flacidez y las arrugas).

    Incluir estos alimentos en nuestra dieta es tan sencillo como evidentes sus resultados, ayudándonos a mantener una piel de aspecto joven y saludable. No olvides que nuestra piel también es el resultado de los cuidados de nuestro cuerpo por dentro, de ahí la importancia de la hidratación. Y para completar los cuidados, ejercicio físico de manera regular.

    724

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónPielPrevenciónSalud de Mujeralimentación sanaConsejos SaludEnvejecimientoPiel Seca

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares