Pies fríos: causas y remedios

Tener los pies fríos es una sensación muy poco agradable. Te contamos qué causa el problema de los pies fríos y cómo remediarlo.

por , il - Última actualización

    Pies fríos causas y remedios

    ¿Cuáles son las mejores causas y remedios para los pies fríos? Si alguna vez te lo preguntaste, aquí tienes los mejores remedios. Tener los pies fríos es una de las situaciones más incómodas que existen y es que parece que si los pies no entran en calor todo el cuerpo lo tenemos congelado. Es molesto no solo para quien tiene los pies fríos sino también para la persona que duerme con nosotros. Pero primero, veamos las causas, que pueden ser varias. La mala circulación es la causa principal pero hay que tener en cuenta que no es la única. Si tú eres de esas personas que siempre tiene los pies fríos no te pierdas este artículo.

    En varias ocasiones hemos hablado sobre los pies. Sobre esa parte de nuestro cuerpo que no cuidamos como debiéramos y que es uno de los miembros más importantes. La razón es muy sencilla y es que los utilizamos constantemente. Además de que sufren no solamente las inclemencias del tiempo, sino sudoraciones, dolores y rozaduras.

    En definitiva, para tener unos pies perfectos y libres de dolores, además de verlos bonitos debemos seguir una serie de rutinas en su cuidado diario, al igual que hacemos con el resto del cuerpo.

    Pero en este caso lo que nos ocupa de los pies es la sensación térmica que muchas veces tenemos de ellos.

    Hay ocasiones en las que a, algunas personas, les parece tener los pies fríos cuando en realidad no los tienen. Aunque esta situación deberá ser analizada por un especialista y deberá ser él quien determine el problema por el cual tenemos esa manifestación, lo cierto es que muchas veces esto viene producido por problemas neurológicos.

    Por otro lado, a veces es cierto que tenemos los pies fríos y no conseguimos que entren en calor y la causa no es necesariamente la anterior.

    Causas que provocan tener los pies fríos

    El exceso de sudoración en los pies, combinado con un calzado inadecuado o unos calcetines que no permitan absorber el sudor hace que a veces suframos de esa sensación de “tener los pies helados”.

    Otra de las causas más comunes son los problemas circulatorios en los que las arterias no abastecen correctamente el torrente de sangre por todo el cuerpo. esto además de provocar que tengamos los pies fríos puede dar lugar a otra serie de problemas mucho más visibles, como por ejemplo las dolorosas varices.

    Otra de las causas se puede deber a que la persona que tiene los pies fríos tenga una temperatura basal muy baja. Es decir que su temperatura corporal en su estado normal sea un poco inferior a la media.

    Por regla general el tener los pies fríos no supone un problema mayor, siempre y cuando los pies realmente estén fríos. El problema reside cuando sentimos que estos no tienen el calor necesario pero al tacto demostramos que sí lo tienen. En estos casos y como hemos dicho anteriormente, podría deberse a problemas nerviosos.

    Remedios para los pies fríos

    Si nuestro problema radica en el exceso de sudoración de los pies. La solución será seguir un tratamiento que trate la hiperdrosis, así como utilizar un calzado adecuado que permita respirar al pie. Por otro lado la utilización de calcetines de algodón son mucho más recomendables que el resto, ya que absorben la sudoración y mantienen el pie caliente.

    Por otro lado, podemos utilizar los diferentes sistemas calefactores para los pies que tenemos en el mercado, así como fabricar los nuestros propios. Una de las revoluciones contra los pies fríos ha sido sin duda las bolsas de trigo para calentar en el microondas. Esta no solamente absorben mucho calor que posteriormente nos transmiten sino que además lo conservan durante mucho tiempo. También te recomendamos la bolsa de agua caliente, que si la pones unos minutos antes de meterte a la cama por la noche, te calentarán muy bien los pies en invierno. Puedes probar también a darte un masaje de reflexología rápido con las manos para reactivar la circulación en la zona o hacer un poco de movimientos con las piernas y los pies. Algunas personas recomiendan meter los pies fríos en un baño de agua caliente por algunos minutos, secarlos y luego, abrigarlos nuevamente.

    Viajes y vacaciones