Navidad 2016

Poliposis nasal: Síntomas, causas y tratamiento

Poliposis nasal: Síntomas, causas y tratamiento

Poliposis nasal: síntomas, causas y tratamiento. Una patología inflamatoria crónica que conviene diagnosticar lo antes posible para evitar complicaciones. Descubre cuáles son las señales que nos alertan de que podemos estar ante una poliposis nasal.

por en Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Enfermedades respiratorias
Última actualización:

    poliposis nasal

    La poliposis nasal es una patología inflamatoria crónica cuyos síntomas y causas conviene diagnosticar lo antes posible para evitar complicaciones. ¿Por qué aparece? y, sobre todo, ¿cuál es el mejor tratamiento? Vamos a ver más detenidamente qué hay detrás de esta enfermedad, la cual afecta sobre todo a los adultos.


    La poliposis nasal, como su nombre indica, afecta a la cavidad nasal, en concreto a la mucosa de la nariz y a los senos paranasales. La inflamación, la cual puede ser crónica, da lugar a la formación de unos pequeños granos o pólipos en las fosas nasales. Si no se diagnostica a tiempo o el tratamiento no resulta efectivo, puede ser necesario recurrir a una intervención quirúrgica. La poliposis nasal, aunque su causa exacta sigue siendo una incógnita, no es una enfermedad hereditaria ni contagiosa.


    Entre los síntomas de la poliposis se incluyen la secreción nasal, mucosidad, dolor facial, obstrucción nasal y pérdida de olfato. Síntomas que, como alergan los médicos, se pueden llegar a confundir con otra patología como la rinitis alérgica, por lo que es aconsejable consultar siempre al médico si, por ejemplo, la obstrucción nasal no mejora o la mucosidad se vuelve más espesa. El síntoma al que hay prestar especial atención es la pérdida de olfato, ya que suele ser indicativa de que la enfermedad está progresando.

    Las protrusiones inflamatorias de las fosas nasales no degeneran en patologías neoplésicas benignas o malignas. Sin embargo, en los casos en que esté afectada una sola fosa nasal sí se requiere realizar una evaluación mucho más precisa por parte del médico.


    El tratamiento de esta patología suele consistir en administrar corticoides (tópicos y orales) y, en ocasiones, antibióticos. En los casos más graves puede ser necesario eliminar los pólipos mediante una intervención quirúrgica (endoscopia nasal). Además del tratamiento farmacológico, también es útil sonarse frecuentemente para eliminar la mucosidad y realizar lavados con sueros nasales isotónicos o hipertónicos.

    Quizá porque no es una patología muy frecuente -según datos médicos se estima que afecta a entre el 1 y el 3% de la población, el diagnóstico suele ser tardío. Para mejorar el conocimiento de la poliposis, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) y la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL) redactaron en 2010 el proyecto Polina, un documento dirigido a los pacientes para dar respuesta a todas las dudas sobre la poliposis nasal. No obstante, recuerda que ante la mínima duda, y sobre todo antes de tomar ningún tipo de medicamento, siempre hay que consultar con el médico o especialista.

    También te puede interesar: Alergias de primavera: trucos y remedios para aliviar los síntomas.

    638

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludEnfermedades respiratorias

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares