Navidad 2016

Por qué las mujeres viven más que los hombres

Por qué las mujeres viven más que los hombres

Por qué las mujeres viven más que los hombres. Es un hecho constatado que las mujeres son más longevas, estando la respuesta en una suma de factores que nos hacen vivir una media de seis años más que los hombres.

por en Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Envejecimiento
Última actualización:

    longevidad femenina

    Las mujeres viven más que los hombres, en concreto, viven de media unos 6 años más que los hombres. Pero ¿cuál es la respuesta a la mayor longevidad femenina? No hay una sola causa, sino que se trata de la suma de una serie de factores, empezando por el estilo de vida, que vamos a desvelar a continuación.


    España, según datos estadísticos, tiene la segunda esperanza de vida más alta de la Unión Europea, situándose en los 82,4 años, solo ligeramente por detrás de Italia (82,7 años). Estadísticas que también confirman que las mujeres son más longevas que los hombres. Así, la esperanza de vida de la mujer en nuestro país se sitúa en los 85,4 años, frente a los 79,4 años de los hombres. De hecho, del total de personas que cumplen los cien años la mayoría, más del 80%, son mujeres. ¿Por qué las mujeres viven más que los hombres? Vamos a tratar de dar respuesta a una pregunta que tiene justificación estadística y científica.


    Los hábitos y el estilo de vida de las mujeres, a pesar de la igualdad de derechos, son más saludables entre las mujeres. Según datos estadísticos, aunque el consumo de tabaco ha aumentado entre la población femenina, las mujeres siguen fumando y consumiendo menos bebidas alcohólicas que los hombres, tanto en frecuencia como en cantidad. Es decir, las mujeres llevan un estilo de vida más saludable.


    La dieta de la mujer suele ser más variada y equilibrada que la del hombre. De hecho, las frutas y verduras sí aparecen con más frecuencia entre sus preferencias, al contrario que los hombres que tienden más a ingerir productos menos saludables, como comida rápida o precocinada. La alimentación, indudablemente, es un factor que interviene en la longevidad.


    Ansiedad, estrés, tensión.

    ¿Te suenan? Y es que las mujeres no solo tenemos una predisposición natural a realizar al mismo tiempo varias tareas, sino que también estamos más acostumbradas a controlar las emociones, a plantar cara al estrés y a la ansiedad. En otras palabras, la mujer es capaz de asumir más responsabilidades al mismo tiempo.


    Si bien es cierto que la enfermedad cardiovascular afecta con más frecuencia a los hombres, también lo es que en el caso de la mujer se manifiesta a una edad más tardía. Diversos estudios científicos –entre ellos un estudio sobre centenarios realizado en la Universidad de Boston, EEUU- han desvelado las particularidades y las diferencias entre hombres y mujeres en cuestión de salud cardiovascular.


    Sí, las mujeres tratamos de eludir, en la medida de lo posible, todas las situaciones de riesgo. Un ejemplo sencillo: los hombres se olvidan más a menudo de ponerse el cinturón de seguridad e, incluso, son más proclives a coger el coche después de haber bebido.


    La longevidad también es cuestión de ADN, especialmente en el caso de las mujeres. Tal y como se constató en una investigación llevada a cabo por la Universidad de Monash en Australia, los genes femeninos son más resistentes a las mutaciones responsables del envejecimiento.


    Más que una cuestión de poder, es una cuestión de fuerza. Científicos de la Universidad de Tokio han demostrado que el sistema inmunológico femenino es más resistente al envejecimiento, por lo tanto, es capaz de garantizar una mayor protección frente a las enfermedades y las infecciones.

    También te puede interesar: La salud también nos diferencia y 10 consejos para vivir más y mejor.

    928

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PrevenciónSalud de MujerConsejos SaludEnvejecimiento

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares