Por qué suenan las rodillas: Razones para preocuparse

Si alguna te has preguntado por qué suenan las rodillas, descubre qué hay detrás de este particular ruido articular.

por , il

    Por qué suenan las rodillas: Razones para preocuparse

    ¿Por qué suenan las rodillas e, incluso duelen? Un crujido o chasquido articular, sobre todo al subir o bajar escaleras, que puede delatar un desgaste o degeneración del cartílago. Los ruidos articulares son más frecuentes en las mujeres, debido a una mayor flexibilidad en las articulaciones, cartílagos, músculos y tendones (se denomina hiperlaxitud).

    Las rodillas son las articulaciones más grandes, y también las que más pueden sufrir por el paso del tiempo, el aumento de peso o el exceso de ejercicio físico. ¿A qué se debe el crujido de las rodillas?, ¿cuándo preocuparse?

    Causas de crujidos en las rodillas

    El crujido de rodilla sin dolor puede producirse en los tejidos que rodean las articulaciones (tendones, por ejemplo), acompañado de una sensación similar a cuando algo queda enganchado. En estos casos, un suave estiramiento ayudará.

    Los ruidos de las rodillas también pueden deberse a lesiones del cartílago articular, como por ejemplo en los casos de artrosis de rodilla. Si los ruidos o chasquidos articulares se vuelven frecuentes, sobre todo a medida que ganamos años, conviene consultar al médico ya que puede haber principio de degeneración articular.

    Crujido de rodillas por reducción del líquido sinovial, un fluido que se encuentra en las articulaciones y cuyo efecto lubricante reduce el roce entre ellas.

    ¿Qué hacer cuando crujen las rodillas?

    • Hacer ejercicio suave es bueno para fortalecer músculos y articulaciones, con estiramientos de piernas durante 10-15 minutos antes y después de cada sesión. Es importante no forzar, y en caso de sentir dolor, lo más recomendable es parar.
    • Para aliviar el dolor, nos tumbamos con la pierna izquierda doblada y la derecha estirada. Levantamos la pierna derecha de manera lenta y suave, y mantenemos la posición durante unos segundos. Bajar y repetir con la otra pierna.
    • Adoptar una postura corporal adecuada y evitar permanecer mucho tiempo sentada con las rodillas dobladas, ya que dificulta la circulación sanguínea y aumenta el riesgo para los tendones.
    • Incluir en la dieta alimentos ricos en antioxidantes (semillas de arándanos, uvas…) ayuda a mitigar los crujidos de las rodillas y a fortalecer músculos y articulaciones.
    • Si el crujido de rodillas se acompaña de una molesta sensación de dolor que no remite en varias semanas, conviene consultar con el médico.

    También te puede interesar: Infusiones para calmar dolor de articulaciones y todo sobre el dolor de costillas: posibles causas y cuándo preocuparse.