Navidad 2016

Practicar Bosu: El último fenómeno fitness

Practicar Bosu: El último fenómeno fitness

Practicar bosu: El último fenómeno fitness. Ayuda a mejorar el equilibrio y la flexibilidad, a corregir las malas posturas corporales y a perder peso. Qué más se puede pedir a uno de los últimos fenómenos para ponernos en forma al tiempo que esculpimos nuestra silueta. Conoce sus ventajas y cómo ponerlo en práctica, en casa o en el gimnasio.

por en Fitness, Salud de Mujer, Consejos Salud, En Forma
Última actualización:
    Practicar Bosu: El último fenómeno fitness

    ¿Quieres mejorar el equilibrio, la flexibilidad, corregir posturas, quemar calorías y reducir el riesgo de lesiones? Son algunas de las ventajas que nos brinda el bosu -abreviatura de Both Side Up-, el último fenómeno del fitness para ponernos en forma, practicando en casa o en el gimnasio. Los ejercicios bosu, por su carga aeróbica, además de tonificar nuestro cuerpo, nos ayudan a perder peso. Razones que han convertido al bosu en una de las técnicas más demandadas en los gimnasios para trabajar determinadas zonas corporales, especialmente las piernas, la espalda, los glúteos y la zona abdominal.


    El ejercicio físico es saludable, pero si además de salud quieres ganar en silueta, la recomendación pasa por subirse a la práctica del fitness y, en este caso concreto, el bosu, el último aliado para ponernos en forma y tonificar nuestro cuerpo. El bosu, también conocido como balance trainer, está especialmente pensado para tonificar nuestra musculatura, trabajar algunas de las zonas más rebeldes –vientre, piernas-, para mejorar nuestro equilibrio, flexibilidad y para trabajar las posturas corporales correctas. Son algunas de las ventajas que nos brinda la cada vez más demandada práctica del bosu que, al igual que el fitball, también recurre a un elemento externo, en este caso una media pelota gigante, con la parte de abajo en plástico duro y la parte de arriba, un plástico deformable, y que puede utilizarse por ambos lados para realizar diferentes ejercicios –ejercicios musculares, ejercicios cardiovasculares, ejercicios de equilibrio…-. El bosu también se puede acoplar a otras disciplinas, como el pilates.


    Los objetivos de trabajar nuestro cuerpo con el bosu son fundamentalmente tres:

    • Corregir las posturas incorrectas y que, en la gran mayoría de las ocasiones, son las responsables de las molestias musculares y articulares (sobre todo dolor de espalda), así como de la aparición de lesiones en la zona cervical y lumbar. Precisamente la postura que adoptemos a la hora de trabajar con el bosu es fundamental, ya que de nada servirá una sesión larga de ejercicios si no lo hacemos en la postura o alineación adecuada.
    • Mejorar el equilibrio y la capacidad cardiovascular, gracias a la práctica de ejercicios aeróbicos ganamos en fuerza muscular, resistencia, flexibilidad, elasticidad y coordinación de movimientos. Lo mejor del bosu es que trabaja varios grupos musculares al mismo tiempo, multiplicando así sus beneficios físicos.
    • Perder peso.

      Además de tonificar nuestro cuerpo y mejorar nuestra condición física, la práctica de ejercicio con bosu nos ayuda a quemar calorías de una manera más rápida y efectiva.

    El bosu es una práctica versátil, una herramienta de trabajo cada vez más conocida en los gyms. Vamos a ver algunos ejercicios sencillos:

    • Levanta la pierna derecha, colocada sobre la parte de arriba del bosu, e intentar, sin caernos y sin mover la pierna, ir bajando el cuerpo manteniendo el equilibrio. Otro ejercicio con la pierna derecha, bajamos el cuerpo y tocamos con la rodilla el suelo, y volvemos a subir.
    • Ejercicio de equilibrio. Nos subimos en el bosu con las dos piernas, intentamos aguantar y adoptarnos al movimiento del bosu manteniendo el equilibrio. Este sencillo ejercicio ayuda a tonificar y a ganar fuerza. Podemos avanzar en el ejercicio tratando de bajara, sin caernos del bosu.
    • Para empezar a integrar la zona lumbar y abdominal –core-, nos podemos de rodillas sobre el bosu, con las manos en el suelo, y estiramos la pierna izquierda y volvemos a la pierna izquierda. Cambiamos de pierna y repetimos el ejercicio. Podemos añadir algo más de intensidad apoyando la punta del pie izquierdo y estirar, al mismo tiempo, el brazo derecho.

    766

    ESCRITO POR PUBLICADO EN FitnessSalud de MujerConsejos SaludEn Forma

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares