Prendas de vestir que pueden dañar tu salud

¿Sabías que algunas de las prendas de vestir que consideramos básicas pueden dañar la salud? Descubre cuáles son.

por , il

    Prendas de vestir que pueden dañar tu salud

    Abre el armario para descubrir las prendas de vestir que pueden dañar tu salud. Y es que hay diseños, y tejidos, que por muy tentadores que resulten pueden resultar perjudiciales para la salud física. ¿Quieres saber cuáles son las prendas dañinas para la salud?

    Ropa perjudicial para la salud que puede dañar desde la espalda a las articulaciones, producir estrés o alterar la presión sanguínea. Y no solo la ropa demasiado ajustada puede pasar factura, porque también hay algunos accesorios que conviene vigilar. Descubre cómo tener un fondo de armario que cuide tu salud sin perder estilo.

    Ropa que daña la salud

    prendas de vestir que pueden dañar salud

    Ya sea por su diseño o composición (ciertas fibras, por ejemplo, pueden provocar alergia a la ropa), hay algunas prendas que no conviene utilizar a diario. Una encuesta realizada por la Asociación Británica de Quiroprácticos desveló que el 73% de las mujeres sufren dolores de espalda y la ropa es una de las principales causas.

    La clave reside en identificar las prendas, básicas y de uso común, que pueden tener efectos perjudiciales para la salud. Es aconsejable optar por las prendas cómodas y holgadas y variar la ropa todos los días.

    Pantalones pitillo skinny

    Los tan moda pantalones pitillo skinny o los skinny jeans, ajustados en todas sus tallas. Una moda de marcar silueta que puede tener efectos negativos sobre la salud. Así, por ejemplo, estos pantalones reducen el flujo sanguíneo al oprimir los nervios de las piernas y de la ingle. Hay otro riesgo añadido de usar prendas ajustadas, y es que favorecen la sudoración, escenario perfecto para la proliferación de infecciones (bacterias, hongos…)

    Botón del pantalón vaquero

    El botón de remache del pantalón puede provocar leves irritaciones de la piel en la zona de contacto, el ombligo. Es un botón característico de los pantalones vaqueros, pero en algunos casos puede contener materiales irritantes, como el níquel.

    Ropa interior ajustada

    La ropa interior demasiado ajustada restringe los movimientos y aumenta el riesgo de infecciones o irritaciones por contacto. En el caso del hombre además puede afectar a la calidad del esperma y a la fertilidad masculina.

    En cuanto a la ropa interior de color, conviene leer la etiqueta para conocer la composición del tinte, ya que puede irritar la piel en la zona vaginal y aumentar el riesgo de infecciones. Es aconsejable optar por la ropa interior blanca y de algodón.

    Usar pijama sin ropa interior

    Sin duda, usar pijama sin ropa interior resulta más cómodo, pero antes conviene responder a la siguiente pregunta: ¿cada cuánto lavas el pijama? Es una prenda que hay cambiar cada noche, en especial, cuando está en contacto directo con la piel. Un pijama sucio aumenta el riesgo de bacterias.

    Los leggins son malos para la circulación

    Una prenda apretada que puede comprimir la piel en exceso, aumentando la sudoración, sobre todo si utilizamos los leggins para hacer ejercicio físico, en cuyo caso no conviene sumar los riesgos de usar la ropa de deporte sucia. El aumento de sudoración favorece la infección por hongos.

    Las fajas muy apretadas son malas

    Otra prenda ajustada, y que los expertos recomiendan no usar a diario, son las fajas, ya que pueden causar dolor de estómago y reflujo.

    Zapatos malos para la salud

    Los zapatos de tacón son una tentación, pero cuidado con sumar centímetros porque pueden dañar el pie (más riesgos de juanetes, dedos martillo o deformaciones) y de dolor de espalda, de tobillos y de rodillas.

    Hay otro tipo de calzado cuyo uso frecuente puede resultar contraproducente. Es el caso de las chanclas que no sujetan bien el pie o los zuecos.