Navidad 2016

Problemas de sueño: Protege tu sistema inmunológico

Problemas de sueño: Protege tu sistema inmunológico

Problemas de sueño: Protege tu sistema inmunológico. La falta o privación de sueño desencadena una respuesta de nuestro organismo similar a cuando lo sometemos a una situación o episodio de estrés. Dormir poco o no descansar desorganiza nuestro sistema inmunológico, el cual juega un papel esencial no solo en nuestro bienestar físico, sino para protegernos de otros trastornos de salud que pueden ir desde la diabetes a problemas más serios como el lupus.

por en Enfermedades frecuentes, Estrés, Investigaciones Médicas, Prevención, Salud de Mujer, Ansiedad, Insomnio
Última actualización:

    problemas sueño

    Problemas de sueño: Protege tu sistema inmunológico. Dormir mal o no descansar lo suficiente provoca la misma respuesta de nuestro organismo que ante una situación de estrés, activando el sistema inmunológico. Esta respuesta, tal y como subrayan los investigadores y autores del último estudio sobre cómo nos afecta la pérdida o privación del sueño, permitirá desvelar los mecanismos moleculares que ayudarán a describir el papel que juegan en los trastornos de salud asociados con los problemas crónicos de sueño.


    La falta o problemas de sueño están directamente relacionados, como han constatado estudios e investigaciones anteriores, con un mayor riesgo de padecer determinadas enfermedades o trastornos de la salud, tales como problemas de diabetes, obesidad o hipertensión. Por su parte, un sueño reparador preserva el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. Bajo estas dos premisas como puntos de partida el último estudio, llevado a cabo por investigadores de Reino Unido (Universidad Surrey) y Países Bajos (Centro Médico Universitario de Rotterdam) y publicado en la revista Sleep, constata que la privación de sueño es un factor de riesgo para nuestro sistema inmunológico ya que puede acelerar su deterioro. ¿Cómo? La respuesta está en que ante la falta de sueño nuestro cuerpo reacciona exactamente igual que ante una situación o episodio de estrés.

    En el estudio llevado a cabo se han comparado los niveles y la actividad de glóbulos blancos de pacientes en condiciones normales (durmiendo 8 horas y evitando, entre otros, las bebidas estimulantes como cafeína o alcohol y los medicamentos) y en condiciones de privación del descanso (alterando los horarios del sueño). Lo que sucedió es que los glóbulos blancos, también denominados granulocitos, alteraron su ritmo y actividad, una respuesta inmediata de nuestro organismo ante el estrés físico que le provocan los desórdenes del sueño. Una respuesta que no se hace esperar ya que se produce dentro de las primeras 24 horas de falta de sueño.

    Y no es el único cambio que se produce, como han señalado los autores del estudio, ya que la alteración del descanso también afecta al sistema de defensas.

    Aunque pueda parecer que activar el sistema inmunológico no es perjudicial, sí lo es, ya que algunos trastornos de la salud están directamente relacionados con un aumento de la actividad del sistema inmunológico, un aumento que además no se produce en condiciones normales o saludables, ya que es la reacción ante un problema, en este caso, la falta de sueño. Así, los especialistas e investigadores también recuerdan que el sistema inmunológico juega un papel esencial en otras enfermedades como la artritis, el lupus o la esclerosis.

    Este estudio abre la puerta a nuevas investigaciones sobre cómo nos afecta la privación del sueño y cuál es la respuesta de nuestro cuerpo. El número de pacientes que han participado es reducido, apenas 15, si bien los investigadores subrayan que el objetivo de este estudio era develar si la producción de glóbulos blancos variaba con la modificación de ciclos y horarios del sueño. Los resultados obtenidos no dejan lugar a dudas: la falta de sueño altera y desorganiza a nuestro sistema inmunológico, siendo los glóbulos blancos los que pueden dar la voz de alarma. El siguiente paso, tal y como apuntan los autores del estudio, es detallar y analizar las consecuencias que tienen a largo plazo para el cuerpo los continuos cambios y horarios de sueño, por ejemplo, por cambios de turno de trabajo o simplemente por alteraciones del sueño.

    749

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesEstrésInvestigaciones MédicasPrevenciónSalud de MujerAnsiedadInsomnio

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares