Navidad 2016

Psoriasis palmoplantar: Cuando caminar duele

Psoriasis palmoplantar: Cuando caminar duele

Psoriasis palmoplantar: Cuando caminar duele. Es uno de los síntomas que pueden acompañar a este tipo de psoriasis, una patología crónica, a la que las mujeres somos más vulnerables, y que en este caso se localiza en las plantas de los pies y las palmas de las manos. No es la única característica de esta enfermedad, cuya aparición suele ser tardía.

por en Enfermedades frecuentes, Piel, Salud de Mujer, Consejos Salud, Problemas Piel
Última actualización:

    psoriasis palmoplantar

    Psoriasis palmoplantar: Cuando caminar duele. Estamos ante un tipo de psoriasis, una patología crónica que afecta a la piel y que, en este caso, se caracteriza por un síntoma tan particular como el sentir dolor al caminar. No es el único síntoma, ya que los pacientes también manifiestan sentir picor y quemazón que les hace sentirse incómodos a la hora de caminar. La psoriasis palmoplantar tiene otra característica, y es que su aparición suele ser tardía, a partir de los 30-40 años, e incluso a edad más avanzada. ¿Se puede prevenir?, ¿cómo se trata?


    La psoriasis es, ante todo, una patología incómoda, y la psoriasis palmoplantar no es una excepción. Precisamente, el dolor y la incomodidad al realizar un acto tan sencillo y cotidiano como andar son algunos de los síntomas más característicos de esta patología. La psoriasis palmoplantar, patología crónica, se puede presentar en forma de placas, gotas o como póstulas localizadas. Las lesiones en las palmas de las manos y en las plantas de los pies identifican a esta patología.

    Estamos ante un tipo de psoriasis, tal y como señalan los especialistas en dermatología, con unas características especiales, y entre ellas está que su aparición suele ser tardía. Así, suele ser normal que aparezca a partir de los 30 años, siendo las mujeres más vulnerables a padecerla. El tabaco y el estrés también son factores de riesgo y, en algunos casos, puede tener un componente hereditario. Además, es un tipo de psoriasis localizada, en los pies y en las manos como hemos visto. El dolor, aunque incómodo, no es el principal problema, sino las lesiones que pueden aparecer o las grietas en las manos y pies y que también pueden provocar una sensación dolorosa.

    Pero la psoriasis es una patología invisible y, de hecho, el desconocimiento sobre ella –síntomas, causas- sigue siendo muy alto. Considerarla una patología contagiosa es una de las creencias erróneas que hay que desterrar. Esto puede conllevar un impacto psicológico en quien padece psoriasis, sobre todo cuando se manifiesta en zonas visibles.

    Una de esas zonas son precisamente las manos. Hay que tener en cuenta que las manos son de las partes del cuerpo más visibles y que más utilizamos. En este caso, al problema estético se le suman las posibles limitaciones para realizar actividades cotidianas, entre ellas el caminar.


    La psoriasis palmoplantar, una vez diagnosticada, se puede tratar con eficacia. Solo en los casos más graves se recurre a la medicación oral. Además, en estos casos, además del tratamiento terapéutico, también se recomienda utilizar productos específicos para hidratar la piel y combatir las lesiones de la piel, sobre todo las rojeces, la aparición de escamas. Estos productos también ayudan a aliviar el picor.

    En los casos de padecer psoriasis en las palmas de las manos y los pies se recomienda no tomar el sol, al contrario de lo que sucede con otros tipos de psoriasis. Tanto la piel de la planta de las manos como de los pies se vuelve más gruesa, por lo que el efecto del sol no resulta de utilidad. Es aconsejable no lavarse las manos con agua muy caliente y hay que evitar aquello que pueda causar fricción en la piel.

    718

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPielSalud de MujerConsejos SaludProblemas Piel

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares