Qué hacer para calmar el dolor de las varices

Picor, hinchazón, calambres... las varices, además de antiestéticas, pueden resultar muy molestas. ¿Qué hacer para calmar el dolor?

por , il

    Llevar una vida sedentaria, los kilos de más, el tabaco o el calor son los factores de riesgo más comunes de la aparición de las antiestéticas y molestas varices. En términos médicos, la variz es la dilatación permanente y nudosa de una vena, arteria o vaso linfático, causada por la acumulación de sangre en su cavidad. Aunque en muchos casos las varices no producen molestias, en otros, este fallo del retorno venoso puede venir acompañado de síntomas como sensación de pesadez de las piernas, hinchazón, picor, dolor y calambres. En los casos más severos pueden producirse úlceras varicosas. ¿Qué hacer para combatir el molesto dolor de las varices? Modificar algunos hábitos, y adoptar unos gestos sencillos y saludables, nos serán de gran ayuda.

    1. Ducha de agua fría

    Para contrarrestar la dilación venosa, y sobre cuando notas las piernas hinchadas y cansadas, un remedio eficaz son las duchas de agua fría. Al finalizar, aplicar con un suave masaje crema hidratante en las piernas para prevenir la retención de líquidos.

    2. Dormir con los pies ligeramente en alto

    Las molestias que pueden conllevar las varices también alteran el descanso. Un sencillo truco para reducir los síntomas de hinchazón y dolor es dormir con los pies ligeramente elevados, colocados encima de una almohada o cojín. Esto te ayudará a descansar mejor.

    3. Tumbarse con las piernas en alto

    Un ejercicio que, además de ayudar a relajarte, ayuda a mantener alejadas las molestias de las varices. Tumbada en el suelo, mantén las piernas elevadas por encima del corazón durante unos diez minutos. Repite el ejercicio todos los días, al levantarte o acostarte.

    4. Evita las fuentes de calor

    Al contrario que el frío, el calor puede ser un severo enemigo que, además, puede hacer que las varices vayan a más. Para ello, conviene evitar las fuentes de calor intenso como las saunas, la exposición prolongada al sol en la playa o en la piscina y los baños de agua caliente.

    5. Haz ejercicio de manera regular

    No hay falta machacarse en el gimnasio, sino realizar sencillos ejercicios, como caminar, al menos tres veces a la semana. Un ejercicio sencillo que ayuda a activar la circulación y a mantener el peso, ya que el sobrepeso puede aumentar el riesgo de tener varices. También es bueno hacer bicicleta.