Reflujo gástrico: cómo distinguirlo de la acidez de estómago

El refuljo gástrico es algo muy molesto que no tiene nada que ver con la acidez de estómago. Si quieres saber cómo diferenciarlo, continúa leyendo

por , il

    Reflujo gástrico: cómo distinguirlo de la acidez de estómago

    Muchas veces tenemos molestias en el estómago asociadas al reflujo gástrico. Este tipo de afección no tiene nada que ver con la acidez de estómago pero suele confundirse con ésta. Es muy importante aprender a diferenciar ambos tipos de problemas para así, poder tratarlos de forma adecuada. A continuación te damos las claves para distinguir el reflujo gástrico de la acidez de estómago.

    ¿Qué es exactamente el reflujo gástrico?

    El reflujo gástrico o gastroesofágico es una afección del estómago que consiste en la vuelta en sentido contrario de los ácidos del estómago. Es decir, es cuando los ácidos del estómago llegan al esófago en forma de ligeras convulsiones, pudiendo causar problemas de irritación en este y en la boca del estómago.

    Esto que es mucho más común de lo que parece, sucede a menudo cuando tenemos una digestión pesada o cuando tenemos nauseas de forma continuada. Es muy importante saber que un reflujo gástrico puntual no tiene la mayor importancia, pero cuando se presenta de forma continuada es un problema que puede dañar gravemente las paredes del estómago o incluso crear úlceras en el esófago y necesita un tratamiento específico para reducirlo.

    Diferencias entre el reflujo gástrico y la acidez de estómago

    La principal diferencia entre el reflujo gástrico y la acidez de estómago reside en la forma de aparición. Mientras el reflujo gástrico se presenta en forma de contracción del estómago y consiste en el dolor o inconveniencias que puede producir el retorno del ácido gástrico contenido en el estómago, la acidez sin embargo es una sensación de malestar en el pecho (justo en la boca del estómago) que se produce por la irritación de los ácidos del estómago cuando están en el más tiempo del adecuado.

    c

    Aunque las causas de ambos pueden ser una digestión difícil, el tratamiento es muy distinto. El reflujo gástrico necesita ser tratado de forma inmediata porque puede provocar heridas en el tracto digestivo, mientras que una acidez de estómago aunque sea frecuente puede solucionarse con una dieta blanda y medicamentos protectores del estómago. Otro de los remedios para evitar la acidez es tomar alcoholes digestivos o sal de frutas después de una comida copiosa.

    Estar alerta con el reflujo gástrico

    Si tienes indicios de que estás padeciendo reflujo gástrico de forma habitual, no lo dudes y visita a un médico. Esto puede venir de múltiples casos y puede tener una solución sencilla si se trata a tiempo pero si esperas más tiempo del debido en poner solución, las consecuencias pueden ser cuanto menos dolorosas. Así que, ya sabes si tienes reflujo acude a un especialista más pronto que tarde.

    d