Navidad 2016

Remedios naturales para los oídos taponados

Remedios naturales para los oídos taponados

Los oídos taponados, además de molesto, puede ser una dolencia severa, ya que puede ir acompañada de otros síntomas (dolor de cabeza, enrojecimiento, fiebre...). ¿Cuáles son los mejores remedios naturales?

por en Prevención, Remedios caseros, Salud de Mujer, Consejos Salud
Última actualización:
    Remedios naturales para los oídos taponados

    Los oídos taponados pueden acarrear otros síntomas, como dolor de cabeza, mayor sensibilidad alrededor de la oreja, enrojecimiento, calor e inflamación de la zona, así como episodios de fiebre, adormecimiento y dolor intenso. Las causas del taponamiento de oídos pueden ser variadas, desde un simple tapón de cera en el canal del oído, lo más frecuente, a una obstrucción provocada por un insecto, por ejemplo. Pero también podemos estar ante una inflamación o una infección provocada por una otitis. En este caso, se bloquea el paso del aire en el oído medio, lo que impide que podamos captar adecuadamente los sonidos.

    Si tenemos un problema de oídos taponados, sobre todo cuando persiste, lo más conveniente es acudir al médico para evaluar y conocer exactamente la causa que provoca las molestias. De igual manera, hay que tener cuidado, por ejemplo, con la entrada de agua en el pabellón auditivo -por ejemplo, en la ducha-, frotando suavemente con una toalla y ladeando la cabeza para facilitar la expulsión del agua. Aunque es lo más socorrido, hay que evitar utilizar los bastoncillos de algodón, ya que pueden tener el efecto contrario al empujar el cerumen más profundo, lo que puede causar problemas.

    Otro consejo a tener en cuenta es evitar sonarse la nariz con la boca cerrada, ya que esto puede causar daños en el oído medio, a menos que tengamos los oídos taponados por la presión atmosférica.

    Cuando la causa son los tapones de cera en los oídos, podemos recurrir a algunos remedios tradicionales y eficaces:

    1. Aceite de oliva: Capaz de disolver la cera. Basta con aplicar unas gotas de aceite ligeramente templada, y tapar el oído con un algodón. Dejar actuar durante unos minutos y girar la cabeza para ayudar al aceite a caer. Lavar con agua tibia.
    2. Infusión de manzanilla: Prepara una infusión de manzanilla y, con ayuda de un algodón, lavar el oído.
    3. Ajo: El ajo es un antibiótico natural. Mezcla el jugo del ajo junto con una base de aceite de oliva o aceite de almendras, ideal no sólo para derretir la cera, sino también para desinfectar el oído infectado.

    4. Pulsatilla y Belladona: Remedios homeopáticos contra los oídos doloridos, aplícalas en gotas, con efectos suavizantes y desinfectantes.
    5. Infusión de sauce: Como analgésico, toma una infusión de sauce, que tiene las mismas propiedades que la aspirina.
    6. Infusión de malvavisco y tomillo: Tomando infusiones combinadas de tomillo, equinácea, malvavisco y flor de saúco podrás mitigar el dolor de oídos y el de cabeza asociado a un exceso de mucosidad. Mezcla estas plantas a partes iguales y emplea una cucharadita por taza de agua hirviendo. Deja reposar unos minutos, filtra y endulza con miel de eucalipto o de tomillo.

    En el caso de la otitis, la naturaleza nos ofrece algunos remedios muy eficaces. Así, para la otitis externa es útil aplicar unas gotas de extracto de lobelia, con acción antiexpectorante y antiinflamatoria. Se puede aplicar dos veces al día para aplacar el dolor de oído. También es un buen aliado, por sus propiedades antiinflamatorias y bactericidas, el llantén, sobre todo para combatir el dolor de oídos y la otitis. Vierte unas gotas de tintura de llantén en una gasa y apóyala en el orificio afectado. Contra la otitis que acompaña, por ejemplo, la gripe o un resfriado, lo más efectivo es la equinácea, sobre todo por su acción antiinflamatoria. Para mejorar la evolución de una otitis, va muy bien hacer vahos con el preparado que se obtiene añadiendo una cucharada de saúco a medio litro de agua caliente. Con cuidado de no quemarte, intenta que los vapores entren en el oído afectado.

    También te puede interesar: Oídos: ¿por qué me pitan?

    820

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PrevenciónRemedios caserosSalud de MujerConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares