Resiliencia: 10 hábitos para ser feliz que aprendimos de personas resilientes

¿Cómo afrontas las situaciones difíciles? Cultivar la resiliencia nos puede ayudar a ser más felices.

por , il - Última actualización

    Resiliencia: 10 hábitos para ser feliz que aprendimos de personas resilientes

    La resiliencia se puede definir como la capacidad que tienen algunas personas de sobreponerse a las situaciones difíciles de la vida y encarar el futuro. Frente a la adversidad, las personas resilientes desarrollan los recursos para superar los problemas. La resiliencia, en términos psicológicos, debe ser entendida como una cualidad positiva que, en determinados momentos o situaciones, puede resultar muy práctica. El desarrollo de la resiliencia depende de múltiples factores, desde la educación recibida a las relaciones sociales, familiares o laborales. Los expertos han encontrado además un vínculo entre la resiliencia y la autoestima, de tal manera que ésta sea utilizada como un recurso positivo para el desarrollo y crecimiento personal. ¿De qué hábitos de las personas resilientes podemos tomar ejemplo para ser más felices? Lo descubrimos.

    1. Confiar en uno mismo

    Esto implica aceptarnos tal y como somos, sin imitaciones ni medias verdades. Para ello es importante conocer nuestras debilidades y fortalezas, porque ello nos ayudará a estar preparados a la hora de afrontar los problemas. Confiar en uno mismo es la mejor manera de afrontar los retos de la vida.

    2. Las adversidades ayudan a crecer

    La vida tiene momentos buenos y malos, y enfrentarnos a éstos últimos depende de nuestra manera de ver las cosas. Las personas resilientes afrontan las adversidades como una prueba más para crecer y ser mejores. Es decir, no hay obstáculos insalvables, sino momentos difíciles.

    3. Ponerle humor a la vida

    No siempre es fácil, pero ante las situaciones difíciles hay que tratar de respirar un momento, relajarse y tratar de sonreír. Centrarse durante unos minutos en un recuerdo o situación que nos reporte pensamientos positivos es la mejor manera de ayudar a nuestra mente a reponerse.

    4. Ver las cosas de forma constructiva

    De nada sirve dar vueltas a lo que ha salido mal, porque de lo que se trata es de ser prácticos y buscar soluciones constructivas. De esta manera nuestra mente se pondrá de nuevo a trabajar y no se quedará estancada en el sentimiento de culpa o frustración. Saben que, dicho en términos coloquiales, después de la tormenta llega la calma.

    5. Pedir ayuda cuando se necesita

    Por mucho que confiemos en nuestras capacidades, no hay que olvidar la importancia de dejarse ayudar y de ayudar cuando alguien lo pide. Las personas resilientes no se encierran en sí mismas cuando llegan las adversidades, sino que demuestran ser capaces de pedir ayuda y trabajar en equipo.

    6. Ser realistas

    De nada sirve engañarse, de hecho puede hacernos perder de vista los objetivos importantes. Las personas resilientes, conscientes de sus capacidades, no solo hacen un análisis realista, sino que se centran en los aspectos positivos del reto que tienen que por delante. Algunos expertos lo denominan optimalismo (optimista realista).

    7. Evitar a las personas tóxicas

    Las personas resilientes saben que si quieren mantener una actitud positiva en la vida hay que evitar a las personas tóxicas, procurando rodearse de gente que transmita energía positiva.

    8. Flexibles

    Los cambios no asustan a las personas resilientes, conscientes de que hay situaciones que no dependen de uno mismo y que ante la incertidumbre lo que hay que tener es serenidad, paciencia y saber ser flexibles ante los posibles cambios. De esta manera se afrontan mejor las situaciones inesperadas.

    9. Tenacidad

    Lógicamente los retos no se logran de un día para otra, ni las adversidades se logran rehuir todo lo rápido que uno quisiera, pero la tenacidad tiene recompensa, y las personas resilientes confían en que los esfuerzos siempre tienen sus beneficios.

    10. Practicard mindfulness

    La atención plena permite centrarse y vivir en el presente, sin ir más allá, sabiendo gestionar, sin quedarse estancado, cada una de las emociones que sentimos a lo largo del día. Para afrontar mejor las adversidades, y para ser más feliz, prueba a practicar yoga o mindfulness.

    También te puede interesar: Síndrome de la mujer perfecta: 10 claves para entenderlo y descubre si soñar despierto ¿es bueno o malo?

    Viajes y vacaciones