Navidad 2016

Retención de líquidos en el cuerpo: Tipos, causas y remedios

Retención de líquidos en el cuerpo: Tipos, causas y remedios

Retención de líquidos en el cuerpo: Tipos, causas y remedios. La hinchazón y el cansancio son los síntomas más característicos de la retención de líquido, un problema que puede desvelar algún trastorno de salud más serio.

por en Enfermedades frecuentes, Remedios caseros, Salud de Mujer, Consejos Salud, Eliminación de líquidos
Última actualización:

    retencion liquidos en el cuerpo

    La retención de líquidos en el cuerpo puede ser de varios tipos y responder a diferentes causas, algunas de ellas reveladoras de un problema de salud más grave. No solo el aumento de peso y una dieta desequilibrada pueden hacer que aparezca la hinchazón, el síntoma más característico de la retención de líquidos. Descubre cuáles son las causas, remedios y soluciones.


    En torno al 60% de nuestro peso –en adultos- es líquido, lo que vendría, según datos médicos, a representar unos 40 litros. Líquido que, en condiciones normales, se distribuye así: alrededor de 28 litros en el interior de las células y el resto, unos 14, fuera (estos últimos a su vez están en los espacios entre las células (unos 11 litros) y unos tres en la sangre). El líquido de nuestro cuerpo es fundamentalmente agua y algunas sustancias disueltas, pudiendo intercambiarse gracias a la permeabilidad de las membranas celulares y los capilares sanguíneos.


    El líquido puede quedar retenido tanto dentro de las células, como entre ellas o en la sangre. Cuando se produce un exceso en los dos primeros casos (dentro y entre las células) se denomina edema.

    ¿Cuáles son las causas más comunes de la retención de líquido en el cuerpo? Las más frecuentes son:

    • Insuficiencia renal: Provoca la retención de agua y sal, aumentando el volumen y la presión de la sangre y facilitando la salida de líquido de los capilares.
    • Insuficiencia cardiaca: Estamos ante una dolencia que ralentiza la circulación sanguínea, acumulándose en los capilares y elevando la presión en su interior, lo que facilita la salida de líquido.
    • Obstrucción o dilatación de las venas (varices): Esto provoca una dificultad de retorno de la sangre al corazón, sobre todo de las piernas por inmovilidad de éstas, lo que encharca la sangre y aumenta la presión en los capilares.
    • Obstrucción de los conductos linfáticos: Provocadas por inflamaciones, tumores o intervenciones quirúrgicas, dificultando que el líquido que hay entre las células pueda regresar a la sangre.
    • Carencia de proteínas plasmáticas: Este déficit dificulta la retención de líquido en la sangre y facilita su salida. Esta carencia puede deberse a la pérdida de proteínas a consecuencia de quemaduras o bien por la orina (alteraciones renales) o por una menor formación de ellas debido a una patología del hígado o por mala alimentación (dieta pobre en vitaminas y otros nutrientes).


    La hinchazón es el síntoma más frecuente de la acumulación de líquidos entre las células. Si al presionar con el dedo se deja una huella hundida, hay retención de líquidos. Si es linfa, la huella es menos profunda y desaparece enseguida; y si es grasa, esta huella no se forma.

    La hinchazón por insuficiencia cardiaca o por dificultades del retorno venoso sigue la fuerza de la gravedad, por lo que empieza por los tobillos y disminuye al acostarse. Por su parte, la hinchazón debida a insuficiencia renal se manifiesta en primer lugar en la cara. Si la retención de líquido es importante, el aumento de peso sin causa aparente también puede ser un síntoma o señal delatadora. La retención de líquidos también puede provocar una mayor sensación de cansancio.


    La dieta también juega un papel fundamental para evitar la retención de líquidos. Así, por ejemplo, es aconsejable evitar las comidas hervidas, ya que los alimentos ganan un porcentaje de agua que luego quedará en nuestro cuerpo. Es mejor preparar los alimentos a la plancha, al vapor o al papillote. Asimismo, hay que evitar, en la medida de lo posible, los embutidos y productos ahumados, así como reducir la sal y sustituirla por otras hierbas o especias. Es aconsejable beber, al menos, 1,5 litros de agua al día (un vaso en ayunas ayuda a eliminar toxinas), así como infusiones o zumos de frutas naturales. Entre las infusiones naturales, el perejil o la cola de caballo.

    Otro hábito a adoptar, la práctica de ejercicio físico. Natación, aquagym, bicicleta o andar rápido son algunos de los ejercicios más efectivos para evitar la retención de líquidos.

    Lógicamente, las soluciones a la retención de líquidos vendrán determinadas por la causa que la provoca, siendo el médico el que nos debe aconsejar el mejor tratamiento en cada caso. Hay algunos tratamientos, como la mesoterapia o la presoterapia, que actúan directamente en las zonas en las que se acumula el líquido.

    1060

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesRemedios caserosSalud de MujerConsejos SaludEliminación de líquidos

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares