Navidad 2016

Retención de líquidos: Tratamientos en tiempo récord

Retención de líquidos: Tratamientos en tiempo récord

Retención de líquidos: Tratamientos en tiempo récord. Hinchazón de pies, problemas circulatorios, pesadez de piernas... son algunos de los síntomas que delatan un problema de retención de líquidos. Te proponemos los mejores remedios y tratamientos para solventar este incómodo problema de una manera rápida y eficaz. La retención de líquidos favorece, entre otros, el aumento de peso.

por en Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud
Última actualización:

    retencion liquidos tratamientos

    Tobillos hinchados, piernas pesadas o vientre inflado son algunos de los síntomas que delatan la retención de líquidos. Para acabar con este molesto, y a la vez antiestético, problema te proponemos algunos tratamientos que, en tiempo récord, nos ayudarán a esculpir silueta. Ejercicios reductores y tratamientos a medida, incluidos algunos sencillos remedios que puedes en práctica en casa. Tratamientos que podemos acompañar de algunas sanas costumbres –como el mantenernos activas o tomar infusiones como la cola de caballo- que nos ayudarán a deshincharnos. Tomamos nota.


    La hinchazón de tobillos y abdomen, problemas circulatorios, celulitis y las piernas cansadas nos desvelan con frecuencia un problema de retención de líquidos. Un problema que todas, en algún momento, hemos padecido. No solo resulta incómoda, sino que la retención de líquidos puede hacernos ganar peso y perder nuestra figura. Te contamos algunas de las soluciones más efectivas para acabar con el este problema, eso sí, no sin antes detenernos en las causas de la retención de líquidos para saber cuándo y por qué aparece y, sobre todo, cómo evitarla.


    El embarazo, la menstruación, pueden venir acompañadas de un problema de retención de líquidos. Pero detrás de las causas también está el calor, los cambios hormonales, pasar demasiadas horas sentadas o sin moverse, llevar una dieta poco equilibrada o la propia genética.


    Dedica unos minutos a la semana para poner en práctica un sencillo remedio casero contra la retención de líquidos, en tres pasos:

    • Peeling para exfoliar. Ayuda a activar la circulación y eliminar las células muertas. Para ello, mezclamos una cucharada de mil, una tacita de azúcar moreno y diez uvas (verdes). Una vez bien mezclado, aplicamos por las piernas, vientre y caderas –las zonas más rebeldes- con movimientos circulares. Retiramos en la ducha con agua (la presión del agua favorece la expulsión de líquidos).
    • Masaje. Calentamos al baño maría aceite esencial con principios antirretención de líquidos (romero, limón, enebro, geranio…) y masajeamos el cuerpo desde los pies hacia arriba, insistiendo en las zonas más complicadas.

    • Depuración. Las infusiones de cola de caballo evitan la retención de líquidos, al igual que la infusión de vid roja o el zumo natural de piña.


    Tal y como hemos visto los efectos de la retención de líquidos son múltiples. Para acabar con ellos en tiempo récord contamos con una serie de tratamientos estéticos:

    • Maderoterapia: Masajes reductores con rodillos y esferas de madera impregnadas en aceites esenciales. Es uno de los más novedosos tratamientos estéticos para acabar con la retención de líquidos y esculpir la figura.
    • Masaje subacuático: Baño relajante. Un chorro de agua a elevada presión de doble acción para bajar el volumen corporal y, al tiempo, ayudarnos a liberar tensiones.
    • Peeling y masaje drenante: Combinación del peeling con sales y masaje manual con aceites esenciales para drenar el cuerpo.


    El abdomen es una de las zonas corporales más castigadas por la retención de líquidos. Hacer deporte, ejercitarnos en el agua y seguir unos hábitos saludables nos ayudarán a solventar este problema y a conseguir un vientre plano.

    Correr, montar en bicicleta son algunos de los ejercicios que más nos ayudan. Si le sumamos el componente del agua, apuesta por la natación o el aqua-aerobic. Estar sentada mucho tiempo o inactiva favorece la retención de líquidos. Mueve los dedos de los pies a menudo para favorecer el bombeo sanguíneo. Si pasas mucho tiempo sentada, es aconsejable descansar diez minutos al día con las piernas siempre hacia arriba. Por último, las infusiones no deben faltar en la dieta: cola de caballo, diente de león… una tisana cada mañana ayuda a drenar.

    908

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PrevenciónSalud de MujerConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares