Riñón atrófico: Síntomas, causas y remedios

El riñón atrófico da nombre a una patología renal que puede responder a diferentes causas. ¿Cómo reconocer los síntomas?, ¿cómo tratarlo?

por , il - Última actualización

    El riñón atrófico es una enfermedad renal que se caracteriza porque uno de los riñones es de menor tamaño. Esto puede deberse a diferentes causas, por lo que será prioritario contar con un diagnóstico certero. El riñón atrófico puede asociarse con una ralentización de la circulación sanguínea o con un bloqueo del sistema urinario. Los síntomas son similares a una infección en el tracto urinario. Vamos a ver, a continuación, de manera más detallada cuáles son las causas, síntomas y los tratamientos a seguir.

    1. Síntomas

    Los síntomas, como hemos señalado, son similares a los que aparecen con una infección en el tracto urinario. Puede causar dolor al orinar, y una necesidad de más frecuente de hacerlo e, incluso, la presencia de sangre en la orina. Esto puede ir acompañado de un dolor en los riñones y una sensación de presión. Sin tratamiento, el daño puede tener consecuencias irreversibles, como causar la pérdida crónica de la función renal.

    2. Causas

    Entre las causas del riñón atrófico se incluye la isquemia renal, cuando los riñones reciben un flujo insuficiente de sangre, así como una obstrucción del sistema urinario o de la arteria renal causada por un coágulo de sangre. El quiste renal también puede estar detrás, ya que puede comprimir los vasos sanguíneos. Hay otras patologías a tener en cuenta como la poliquistosis renal o la infección en los riñones. De ahí la importancia de no subestimar los síntomas o molestias en la zona de los riñones, ya que puede ser una señal de aviso.

    3. Tratamientos

    El paciente requerirá un tratamiento personalizado, en función de la causa y del grado de avance de la enfermedad. Si el problema es debido a una infección, el médico prescribirá un tratamiento con fármacos para remitir los síntomas más agudos. Pero si hay un problema de insuficiencia renal severa puede ser necesario recurrir a la diálisis. Para el diagnóstico y determinar el alcance de la enfermedad serán necesarias ciertas pruebas, como ecografía, tac o resonancia magnética.

    Viajes y vacaciones