Salud bucal: ¿De qué dolencias nos alerta?

Salud bucal: ¿De qué dolencias nos alerta?

Salud bucal: ¿De qué dolencias nos alerta? La salud de nuestra afecta afecta directamente a la salud del resto de nuestro organismo. Así, por ejemplo, ¿sabías que las encías blancas pueden ser síntoma de anemia o el dolor de los dientes superiores de sinusitis? Son algunas de las dolencias de las que puede avisarnos nuestra boca, pero hay más

por en Cuidado Dental, Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Dientes
Última actualización:

    salud bucal dolencias

    Salud bucal: ¿De qué dolencias nos alerta? ¿Sabías que las encías blancas pueden avisarnos de un problema de anemia? ¿O que el dolor de los dientes superiores puede ser síntoma de sinusitis? Son algunas de las dolencias, algunas de ellas muy comunes, de cuyas primeras señales también puede alertarnos nuestra salud bucal. Cuidar nuestra boca, aunque también es muy importante, va mucho más allá de la prevención de las propias dolencias bucales (prevención de caries, dolor de muelas o encías…), ya que la salud bucal es un termómetro infalible de la salud general de nuestro organismo.


    No cuidar la salud de nuestra boca puede derivar en problemas bucales y, al mismo tiempo, en otro tipo de dolencias que van desde la gastritis a la diabetes e, incluso, puede ser una señal de osteoporosis, una patología a la que las mujeres somos mucho más vulnerables. La salud de nuestra boca va mucho más allá de la prevención de las caries, de evitar el dolor de muelas o de elegir el cepillo de dientes más adecuado, ya que puede ser el desencadenante o un síntoma de otros problemas. Así, por ejemplo, el dolor de mandíbula puede ser causado por una acumulación de tensión en la zona o por el rechinar nocturno de los dientes, lo que se conoce como bruxismo. El dolor en otra zona, en este caso en los dientes superiores, puede alertarnos de un mayor riesgo de padecer sinusitis.

    Pero hay más patologías de las que nuestra boca puede alertarnos. El incómodo problema de la halitosis puede esconder detrás un problema de diabetes tipo 2 (cuando el aliento se afruta) o un problema de mal funcionamiento del hígado o del riñón (cuando el mal aliento persiste).

    Por su parte, si nos fijamos en las encías, la tonalidad que tengan también puede desvelar si algo no funciona bien en nuestro organismo.

    Así, las encías demasiado blancas pueden alertarnos de un problema de anemia, mientras que las encías hinchadas y rojas pueden ser señal de una infección.

    Especial atención se debe prestar a la aparición de llagas o úlceras en la boca. Las primeras, cuando no cicatrizan, pueden ser un síntoma de carencias nutricionales o problemas gástricos, aunque es muy importante consultar al médico o al dentista ya que también pueden indicar una posible presencia de cáncer oral. Por su parte, la aparición de las úlceras suele deberse a una patología de la mucosa bucal (se conoce como liquen plano).


    Entre los diferentes síntomas que pueden acompañar a la etapa de la menopausia, uno de los más frecuentes y relacionado con la salud de nuestra boca es la sequedad bucal. Y precisamente, otro problema de la boca, como que se muevan los dientes (periodontitis) puede ser una primera señal de osteoporosis, uno de los trastornos más frecuentes durante la etapa de la menopausia y cuya causa es la mayor fragilidad de los huesos.

    Invertir en el cuidado y la higiene de nuestra boca es, como hemos visto, invertir en nuestra salud general, ya que la boa puede ser la puerta de entrada de otros problemas o dolencias.

    735

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Cuidado DentalEnfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludDientes
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares