Navidad 2016

Decoración, ideas regalo, moda y tendencias para las fiestas navideñas.

Salud en Navidad: Cómo evitar las dolencias más comunes

Salud en Navidad: Cómo evitar las dolencias más comunes

Salud en Navidad: Cómo evitar las dolencias más comunes. Molestias estomacales, como acidez o digestión pesada; resfriados y resaca son las tres dolencias más comunes durante las fechas navideñas, causadas por los cambios bruscos en nuestros hábitos, sobre todo con los excesos a la hora de comer y beber. En la moderación, está la clave para prevenir.

por en Alimentación, Enfermedades frecuentes, Navidad, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Excesos, Resfriado
Última actualización:

    salud en navidad

    Salud en Navidad: Cómo evitar las dolencias más comunes. Molestias estomacales (acidez, digestiones pesadas), infecciones respiratorias como el resfriado o la resaca son tres de las dolencias más frecuentes durante las fechas navideñas, cuya causa está detrás de los cambios repentinos en los hábitos de vida que adoptamos durante estos días. Y es que los excesos, sobre todo en el capítulo de la alimentación, pueden pasarnos factura no solo haciendo que ganemos algunos kilos de más, sino sometiendo a nuestro organismo a un sobreesfuerzo que puede arruinarnos las fechas navideñas.


    Moderación para disfrutar de las fiestas navideñas. Es el consejo de los médicos y especialistas con la llegada de la Navidad, ya que la salud se puede ver alterada durante estos días como consecuencias de los cambios bruscos en los hábitos de vida. Dolores estomacales, tales como acidez o digestiones pesadas, suelen ser las consecuencias más frecuentes de los excesos o atracones en las comidas y cenas navideñas. Excesos con la alimentación y la bebida –a lo que se puede sumar un mayor consumo de tabaco- que también pueden acarrear otros malestares como diarreas o problemas intestinales. Para prevenir, mejor comer con moderación. No se trata de prohibir la ingesta de ningún alimento o plato, sino de reducir las cantidades y recortar el número de calorías del menú, comer despacio, evitar abusar de los alimentos demasiados grasos o de la carne, masticar bien y, en la medida de lo posible, apostar por las verduras y los alimentos ricos en fibra, la fruta fresca por ejemplo.

    Abusar de las bebidas alcohólicas se traduce en resaca, la cual suele llegar acompañada de dolor de cabeza, mareo, acidez estomacal, náuseas y deshidratación.

    Lo más recomendable es evitar el alcohol o tomarlo con moderación. Y en caso de resaca, hay que reponer líquidos.

    No solo se trata de seguir cuidando nuestros hábitos en alimentación, también es importante mantener la práctica de ejercicio físico, sobre todo si nos hemos excedido comiendo, ya que quemaremos las calorías que, según los médicos, nos hacen engordar una media de tres kilos al final de la Navidad y pueden hacer que se disparen nuestros niveles de colesterol.


    Cuando se trata de un problema o malestar leve, también podemos solicitar consejo al farmacéutico, el cual puede prescribirnos algún tipo de medicamento que no requiere receta médica para aliviar los síntomas. Si notamos pesadez estomacal, los antiácidos y protectores gástricos ayudan a aliviar los problemas de estómago. También podemos recurrir a los antidiarreicos, analgésicos para el dolor de cabeza y sueros de rehidratación oral.

    Si ha sido el resfriado el que nos ha pillado, los analgésicos, mucolíticos y antigripales pueden ayudar a aliviar los síntomas tales como la fiebre, el dolor de cabeza, la tos o la mucosidad.

    Si los síntomas persisten y no nos encontramos mejor, debemos acudir a consulta médica. Pero, tal y como hemos señalado, la mejor manera de disfrutar de las fiestas y evitar que un problema de salud nos la trastoque, es seguir manteniendo unos hábitos saludables.

    740

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónEnfermedades frecuentesNavidadPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludExcesosResfriado