Navidad 2016

Semillas de lino: propiedades, beneficios y contraindicaciones

Semillas de lino: propiedades, beneficios y contraindicaciones

Las semillas de lino o linaza son un cereal que, además de ser una fuente extraordinaria de ácidos grasos Omega 3, reporta otros interesantes beneficios para la salud. Descubre todas sus propiedades.

    Semillas de lino: propiedades, beneficios y contraindicaciones

    Las semillas de lino son un aliado de primera para adelgazar, ya que son ricas en fibra y, por tanto, saciantes. Además de ayudarnos a controlar el apetito, uno de sus beneficios más conocidos, también es una alternativa natural para eliminar las toxinas del organismo (efecto diurético), el exceso de líquidos y regular el tránsito intestinal. Vamos a ver más detenidamente cuáles son las propiedades de las semillas de lino, un alimento cuyo consumo ha aumentado de manera notable en los últimos años.

    Los nutrientes de las semillas de lino ejercen un efecto depurativo y, al tiempo, y gracias a su contenido en fibra y ácidos grasos esenciales Omega 3 y Omega 6, ayudan a mantener controlados los niveles de colesterol y de triglicéridos. Las semillas de lino también contienen vitaminas, especialmente del grupo B y E; minerales (hierro, calcio, potasio, yodo, cobre, fósforo, zinc), aminoácidos (leucina, cisteína, isoleucina) y enzimas digestivas.

    El consumo de semillas de lino favorece la absorción de las vitaminas, lo que ayuda a mejorar la salud de la piel. También son buenas para controlar la diabetes, la tensión arterial y para favorecer el correcto funcionamiento del corazón y del sistema vascular.

    Las semillas de lino o linaza aportan interesantes beneficios para la salud, entre ellos:

    1. Controlar el colesterol: Su contenido en ácidos grasos Omega 3 y Omega 6 convierte a las semillas de lino en especialmente recomendables para controlar los niveles de grasa en sangre.
    2. Controlar la glucosa: Ayuda a mantener a raya los niveles de glucosa en sangre.
    3. Prevenir el estreñimiento: Su contenido en fibra ayuda a regular el tránsito intestinal.
    4. Eliminar toxinas: Efecto depurativo gracias a su contenido en fibra.

    5. Favorecer la digestión: Las semillas de lino contienen enzimas digestivas.
    6. Prevenir el cáncer: La linaza también tiene propiedades anticancerígenas, especialmente para prevenir tumores de colon, mama o próstata.
    7. Control del peso: Es, precisamente, uno de sus usos más habituales, el de reforzar los resultados de las dietas de adelgazamiento. Tal y como hemos señalado, las semillas de lino ayudan a controlar el apetito y aportan fibra.

    Podemos encontrarlas como granos enteros (pan, muesli), molidas, en forma de harina o como aceite de linaza (para aderezar platos fríos y ensaladas). Lo más aconsejable es adquirir las semillas enteras y molerlas en casa antes de tomarlas, ya de esta manera se conservarán mejor todas sus propiedades. Se pueden mezclar con yogur, ensaladas o salsas. Se recomienda tomar unos 25 gramos al día. En las herboristerías y tiendas especializadas podemos encontrar una amplia variedad de semillas de lino, tales como las semillas de lino ecológicas, las semillas de lino dorado, semillas de lino triturado o lino marrón.

    Las semillas de lino se deben evitar en caso de padecer problemas de colon irritable, ya que pueden agravar los síntomas de irritación del intestino.

    También te puede interesar: Propiedades nutricionales de los alimentos: 5 trucos para que no perderlas y Sésamo: propiedades y beneficios.

    698

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares