Navidad 2016

Síndrome metabólico: ¿Cómo prevenirlo?

Síndrome metabólico: ¿Cómo prevenirlo?

Síndrome metabólico: ¿Cómo prevenirlo? Un problema de salud que resulta de la combinación de cinco factores: los niveles de colesterol, tensión arterial, resistencia a la insulina, niveles de triglicéridos y acumulación de grasa en la zona abdominal. El mejor tratamiento empieza por cambiar nuestro estilo de vida y hábitos de alimentación, apostando por una dieta sana y equilibrada, acompañada de la práctica de ejercicio físico. El síndrome metabólico puede desencadenar diabetes y enfermedades cardiovasculares.

por en Alimentación, Colesterol, Diabetes, Enfermedades frecuentes, Salud de Mujer, Alimentación Equilibrada, Consejos Salud, Glicemia
Última actualización:

    sindrome metabolico

    Síndrome metabólico: ¿Cómo prevenirlo? No solo es un trastorno cada vez más frecuente y que, según datos médicos, afectaría al mes del 30% de la población, sino que es una puerta de entrada a otros problemas de salud como la diabetes o la enfermedad cardiovascular asociada. Los niveles de colesterol, glucemia, presión arterial, triglicéridos y el perímetro abdominal son los cinco factores indicativos a tener en cuenta a la hora de diagnosticar si padecemos o no síndrome metabólico.


    El síndrome metabólico, tal y como lo define la Sociedad Española de Cardiología, es una combinación de hasta cinco factores de riesgo, los cuales pueden aparecer de forma simultánea o secuencial. Un trastorno de la salud que afecta aproximadamente al 30% de la población. Los cinco criterios o factores de riesgo que determinan si estamos ante un síndrome metabólico son el colesterol, la presión arterial elevada (sistólica o diastólica), los niveles elevados de glucemia y triglicéridos, así como el perímetro abdominal (acumulación de grasa abdominal). Punto este último importante y que en el caso de las mujeres constituye un riesgo cuando está por encima de los 88 centímetros (102 en el caso de los hombres).

    Precisamente, aunque la prevalencia del síndrome metabólico, según los expertos y según los dastos recogidos en el estudio DARIOS, es similar tanto en hombres como en mujeres, a partir de una determinada edad (a medida que envejecemos), se duplica entre estas últimas. El motivo podría estar relacionada con la etapa de la menopausia y el descenso en la producción de estrógenos que actúan como un protector durante la edad fertil. Además, las mujeres con síndrome metabólico tienen más posibilidades de sufrir un trastorno cardiovascular que las que no lo padecen, en concreto un 2,5% más de probabilidades.

    Como en cualquier problema de salud, la detección precoz es fundamental, ya que en el caso del síndrome metabólico, si no se trata y previenen los factores de riesgo, puede derivar en una enfermedad cardiovascular (infarto de miocardio, accidentes cerebrovasculares o angina de pecho, entre otras) o en diabetes.



    El estilo de vida y los hábitos saludables juegan un papel fundamental en la prevención y tratamiento del síndrome metabólico, también denominado síndrome X o de resistencia a la insulina. El sedentarismo, el exceso de peso y una alimentación desequilibrada constituyen serios riesgos para nuestra salud. Por tanto, cambiar el estilo de vida y adoptar una serie de hábitos sanos y equilibrados serán el primer paso para tratar los factores de riesgo del síndrome metabólico. El hábito de fumar, una dieta hipercalórica en grasas y carbohidratos, la falta de ejercicio físico y los problemas de obesidad también constituyen factores de riesgo para el desarrollo de un síndrome que puede conllevar serias complicaciones.

    El mejor tratamiento empieza con una dieta sana y la práctica de ejercicio físico, combinación que nos ayudará a perder el exceso de peso, a controlar la presión arterial y la hiperglucemia, así como a mejorar la resistencia a la insulina.

    En algunos casos, la modificación de las conductas y el estilo de vida requiere ir acompañado de un tratamiento farmacológico, para reducir los niveles de triglicéridos y aumentar el llamado colesterol bueno (HDL).

    766

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónColesterolDiabetesEnfermedades frecuentesSalud de MujerAlimentación EquilibradaConsejos SaludGlicemia

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares