Navidad 2016

Sudoración excesiva: Cómo evitar un incómodo problema

Sudoración excesiva: Cómo evitar un incómodo problema

Sudoración excesiva: Cómo evitar un incómodo problema. El sudor es una respuesta natural de nuestro cuerpo para regular la temperatura y eliminar toxinas, pero en ocasiones puede convertirse en un incómodo problema que, además, puede venir desencadenado por el estrés, el cansancio, la menopausia, la obesidad o estados emocionales como el enfado o la vergüenza.

por en Piel, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Problemas Piel
Última actualización:

    sudoracion

    Sudoración excesiva: Cómo evitar un incómodo problema. La sudoración o transpiración excesiva es un fenómeno tan natural de nuestro cuerpo, entre otros para eliminar las toxinas, como molesto. Las palmas de las manos, las plantas de los pies y las axilas son las zonas del cuerpo que se pueden ver más afectadas. El cansancio, la ansiedad, la obesidad, la menopausia o estados emocionales como la timidez o la vergüenza pueden desencadenarla. ¿Cómo podemos combatir la sudoración excesiva?


    El sudor es un mecanismo, regulado por el sistema nervioso, al que recurre nuestro cuerpo para reducir la temperatura y, al tiempo, para eliminar toxinas. Las causas más comunes de sudoración excesiva de la piel son las altas temperaturas ambientales, los episodios de fiebre, las irregularidades hormonales o síntomas como los sofocos de la menopausia o al realizar una actividad física. La obesidad o sobrepeso, trastornos como el hipertiroidismo, algunas comidas o ciertos estados emocionales (nerviosismo, ansiedad, enfado) también pueden desencadenar la sudoración excesiva.

    Sin embargo, algunas personas padecen una sudoración excesiva en determinados momentos sin que haya una causa aparente que la provoque. Esto, en términos médicos, se denomina hiperhidrosis. Un exceso de sudor que se suele manifestar en las manos, pies, axilas e ingles. Un problema, fundamentalmente incómodo para quien lo padece, y que puede conllevar alteraciones emocionales, como ansiedad o malestar psicológico.

    A la hora de tratar este problema, lo primero es determinar la causa que lo provoca. En los supuestos en los que se desconoce, existen soluciones que inhiben y frenan la sudoración excesiva y otras técnicas médicas como la simpatectomía torácica o las inyecciones de toxina botulínica (en los casos en los que la sudoración intensa se produce en las axilas). Los desodorantes bloquean el desarrollo de las bacterias y responsable de la degradación del sudor y absorben el olor. Se puede utilizar todos los días y no bloquean la producción de sudor.

    Por su parte, los antitranspirantes reducen la sudoración al bloquear los canales que producen el sudor. Contienen generalmente sales de aluminio o de zirconio.

    Se recomienda su uso varias veces a la semana, por la noche, y después de limpiar y secar completamente la zona. El motivo de no poder usarlos todos los días es que pueden producir sequedad de la piel.

    Algunos remedios a base de plantas también pueden ayudar a combatir los molestos síntomas de la transpiración excesiva. Así, por ejemplo, son beneficiosas las infusiones de salvia. El enebro y la borraja pueden ayudar a controlar el olor de la sudoración excesiva.


    Además de consultar al médico o especialista en dermatología, algunos consejos pueden añadir a frenar los problemas de sudoración excesiva, tales como ducharse a diario (alternando el agua caliente y fría), eliminar el vello, procurar utilizar ropa amplia y de algodón y evitar tejidos sintéticos, utilizar un calzado, a ser posible distinto cada día, que permita transpirar a nuestros pies.

    Otros consejos a tener en cuenta son:

    • Para combatir la sudoración excesiva de los pies, y sobre todo los riesgos de infección por hongos (micosis), es aconsejable realizar baños de agua tibia con vinagre.
    • Evitar utilizar calzado cerrado durante demasiado tiempo.
    • La ingesta de algunos alimentos puede empeorar el olor del sudor, como por ejemplo el ajo, la cebolla o el puerro. Por su parte, alimentos como la fruta fresca y verduras como el apio o el hinojo tienen justo el efecto contrario, y beneficioso.

    792

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PielPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludProblemas Piel

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares