Navidad 2016

Sueño: ¿Cómo afecta a nuestro apetito?

Sueño: ¿Cómo afecta a nuestro apetito?

Sueño: ¿Cómo afecta a nuestro apetito? Afecta, pero de manera diferente en hombres y mujeres. Es la principal conclusión extraída del estudio llevado a cabo por la Academia Americana del Sueño y que indaga en los efectos del sueño sobre la respuesta hormonal y metabólica y cómo influye en la mayor o menor susceptibilidad a ingerir más o menos alimentos.

por en Alimentación, Investigaciones Médicas, Prevención, Salud de Mujer, Dormir, Peso
Última actualización:

    dormir y apetito

    Sueño: ¿Cómo afecta a nuestro apetito? No solo afecta, sino que al parecer lo hace de manera diferente en hombres y mujeres. Es la conclusión a la que han llegado los investigadores de la Academia Americana del Sueño tras indagar en la relación entre el sueño y nuestro metabolismo. No solo se analizó la duración del sueño, sino también otros factores como la glucosa o los efectos sobre el mayor o menor apetito. En otras palabras, el efecto del sueño sobre el control del peso o la ingesta de alimentos.


    No es la primera vez que se indaga en la relación entre el sueño y el apetito. De hecho, estudios anteriores ya han apuntado que hay una relación más evidente de lo que parece entre la duración del sueño y la mayor o menor vulnerabilidad a padecer problemas de sobrepeso u de obesidad. Pero la novedad de este último estudio, realizado por la Academia Americana del Sueño y publicado en Sleep, estriba en los efectos diferentes que se han detectado entre hombres y mujeres.

    Así, el estudio plantea que aumentar la cantidad de sueño (mayor número de horas) puede estar relacionado con una ingesta menor de alimentos, sin embargo, este proceso hormonal sería distinto entre hombres y mujeres.

    Para la realización de este estudio, los investigadores han contado con la participación de 27 hombres y mujeres, con edades entre los 30 y los 45 años y con un peso considerado normal. El objetivo era analizar los efectos bajo dos supuestos, el del sueño corto (un periodo de 4 horas) y el del sueño habitual (nueve horas).

    ¿Qué efectos se produjeron? Bajo las condiciones de sueño corto, se detectó un aumento de los niveles de grelina, aunque solo entre los hombres, no así entre las mujeres, en las que por su parte sí se registró una disminución de los niveles de GLP1. Datos que permiten a los investigadores sugerir que la tendencia, mayor o menor, a comer más o a ingerir más alimentos después de los periodos cortos de sueño está relacionada con el caso de los hombres con un aumento del apetito, mientras que en el caso de las mujeres esta susceptibilidad viene dada por una reducción de la sensación de plenitud.

    Asimismo, con los resultados del que hasta ahora es el mayor estudio clínico realizado sobre los efectos del sueño sobre la regulación hormonal, los investigadores también apuntan a que, en el caso de estar en una etapa de aumento o pérdida de peso, el equilibrio de la energía puede tener importantes consecuencias sobre las respuestas hormonales y metabólicas. En otras palabras, la duración del sueño desempeña un papel a tener en cuenta a la hora de controlar el peso y la ingesta de energía.

    Los resultados de esta investigación abren sin duda la puerta a nuevos estudios para seguir indagando tanto en el papel fundamental que desempeña el sueño en nuestro organismo, en los efectos que tiene sobre él y, sobre todo, en cómo influye este factor en la respuesta de nuestro metabolismo.

    658

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónInvestigaciones MédicasPrevenciónSalud de MujerDormirPeso

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares