Navidad 2016

Taquicardia: síntomas, causas y tratamiento

Taquicardia: síntomas, causas y tratamiento

Taquicardias: síntomas, causas y tratamiento. Descubre por qué se acelera el ritmo de tu corazón y, sobre todo, qué puedes hacer por evitar. No subestimes los síntomas, porque en ocasiones son la señal de que algo no va bien en nuestro organismo.

por en Enfermedades frecuentes, Estrés, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud
Última actualización:

    taquicardias

    ¿Qué hace que el latido de nuestro corazón se acelere? El estrés, el esfuerzo físico o el exceso de cafeína pueden ser causa de taquicardias, pero si se producen de manera frecuente conviene consultar al médico, ya que puede ser una señal de un problema más grave de salud y que requiere de un tratamiento específico.


    Nuestro corazón late a un ritmo medio de entre 60 y 100 veces por minuto, frecuencia que en el caso de la mujer suele ser mayor debido a los cambios hormonales (durante el ciclo menstrual, por ejemplo, pueden aparecer arritmias). El estrés, el consumo de alimentos y bebidas estimulantes (café, té o azúcar), una emoción fuerte e, incluso, la falta o exceso de ejercicio físico pueden estar detrás de las taquicardias. Un aumento de las palpitaciones que, de manera puntual, no debe preocuparnos, pero sí se repiten con frecuencia.


    Fatiga, dificultades para respirar, vértigo, mareos, desmayos e, incluso, dolor en el pecho, son síntomas comunes de las taquicardias. Síntomas a los que tenemos que prestar atención, sobre todo para desvelar la causa de las taquicardias o aumento del ritmo cardíaco.


    Tal y como hemos señalado, las taquicardias pueden ser un episodio esporádico o, por el contrario, la señal de un problema relacionado con alguna enfermedad. Entre las causas más comunes de las taquicardias esporádicas se incluyen el impacto emocional (recibir una noticia buena o mala), el exceso de ejercicio físico, la ingesta excesiva de cafeína y bebidas alcohólicas y el consumo de determinados fármacos (tales como los antidepresivos o broncodilatadores). En el caso de las mujeres, durante la menopausia suele aumentar la predisposición a padecer taquicardias.

    Entre las causas asociadas a las taquicardias frecuentes se incluyen las relativas al sistema nervioso y a determinadas enfermedades. Así, el estrés y la ansiedad aumentan el ritmo cardiaco, lo que suele venir acompañado de fatiga y opresión en la garganta. También se acelera el pulso en los casos de fiebre y de anemia, al igual que el hipertiroidismo.


    La prevención es fundamental para evitar las taquicardias.

    Cuando la causa es el estrés, es aconsejable hacer un alto y relajarse. Escuchar música, cerrar los ojos e imaginar una escena relajante y hacer ejercicios de respiración puede ser efectivo para reducir el estrés. Inspira lentamente, y luego expira despacio, pero con energía.

    Caminar durante 20-30 minutos al día, hacer bicicleta o nadar son tres ejercicios que ayudan a prevenir las taquicardias. En algunos casos, y solo bajo prescripción médica, puede ser necesario tomar fármacos tranquilizantes (para controlar el estrés y la ansiedad). En los casos más severos, el médico prescribirá un tratamiento farmacológico específico (betabloqueantes, propafenona, flecainida). Si los medicamentos no hacen el efecto deseado, y en los casos más extremos, puede ser necesario recurrir a un marcapasos.


    Hay algunos gestos o hábitos cotidianos que pueden ayudar a prevenir las taquicardias. Así, por ejemplo, es aconsejable evitar dormir apoyado sobre el lado izquierdo, para evitar así una excesiva presión sobre el corazón. Practica deporte de forma regular. Evita el café, el tabaco y el alcohol.

    También te puede interesar: Corazón sano: 7 claves para protegerlo y corazón: reírse para ganar en salud.

    795

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesEstrésPrevenciónSalud de MujerConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares