Transtorno de identidad disociativo: Cómo reconocer el TID

Descubre cuáles son los signos del trastorno de identidad disociativo y las causas que despiertan la personalidad múltiple.

por , il

    Transtorno de identidad disociativo: Cómo reconocer el TID

    El trastorno de identidad disociativo (TID) o personalidad múltiple se define como un desorden de la identidad por la presencia de dos o más estados de personalidad diferentes que, incluso, pueden no conocerse o tener habilidades distintas.

    Este trastorno se caracteriza por provocar alteraciones en la memoria (episodios de amnesia), el comportamiento, la conciencia y la percepción del entorno. La película ‘Múltiple’, y las 23 personalidades de su protagonista, han dado visibilidad a este trastorno, menos frecuente y menos investigado que otros trastornos de la mente, aunque la literatura y el cine ya habían creado antes personajes cuyo diagnóstico encajaría a la perfección, como el mítico doctor Jekyll y Mister Hyde.

    Características del trastorno de identidad disociativo

    Según el DSM V (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders), última edición del manual estadístico y diagnóstico de los trastornos mentales de la Asociación Psiquiátrica Americana, las características del trastorno de identidad disociativo son:

    • Cada personalidad se vive como una historia personal, una identidad e, incluso, un nombre distinto.
    • Generalmente se presenta una identidad primaria con el nombre de la persona, que se caracteriza por ser pasiva, dependiente. Las identidades alternantes, por su parte, tienen diferentes nombres y rasgos que contrastan con la identidad primaria (por ejemplo, si la primera es eficiente, las otras pueden ser dominantes, autodestructivas).
    • La persona con personalidad múltiple puede asumir identidades que difieren en edad, sexo, conocimientos generales, vocabulario y estado de ánimo.
    • Las diferentes identidades pueden negar conocerse entre ellas, ser críticas unas con otras y entrar en conflicto abierto.
    • Según los expertos en psicología, pueden darse hasta un centenar de personalidades, aunque es infrecuente que haya más de diez.

    Síntomas del trastorno de identidad disociativo

    • Lapsus de memoria que interfieren en la historia personal, tanto de memoria reciente como remota.
    • Las personas con este trastorno pueden padecer síntomas postraumáticos, por ejemplo, pesadillas, sobresaltos…
    • La persona se muestra especialmente vulnerable a todo lo que puede provocar sugestión.
    • Mostrar capacidades poco habituales para soportar el dolor y otros síntomas físicos.
    • Impulsividad y cambios repentinos en las relaciones sociales y personales.
    • El trastorno no es debido a los efectos fisiológicos del consumo de sustancias (alcohol, drogas…) o a una patología médica.
    • Los cambios de identidad se producen sin avisar. Una situación estresante puede ser el detonante para dejar salir otra identidad más fuerte.

    ¿Qué causa el trastorno de identidad disociativo?

    Las causas siguen generando muchos interrogantes, pero la ciencia sí ha apuntado varias teorías. Así, las principales causas que estarían en el origen de este desorden de identidad:

    • Un suceso o experiencia traumática (maltrato físico y psicológico, abuso sexual…) en la infancia puede estar de un trastorno que tiende a diagnosticarse en la edad adulta.
    • La represión de los recuerdos desagradables y dolorosos o las tensiones emocionales abrumaduras (por ejemplo, haber sufrido abandono en la infancia).

    También te puede interesar: Tipos de esquizofrenia: Características de cada una y todo sobre los problemas de salud mental: cómo hablarlos con tu jefe.