Navidad 2016

Trastorno digestivo crónico: ¿Pulsera para controlarlo?

Trastorno digestivo crónico: ¿Pulsera para controlarlo?

Trastorno digestivo crónico: ¿Una pulsera para controlarlo? Se trata de un sencillo dispositivo, mínimamente invasivo, que los especialistas consideran que podría ser una alternativa a los tratamientos actuales que se basan en fármacos inhibidores de ácidos o en cirugía. En el estudio llevado a cabo, el 92% de los pacientes vio que cómo los síntomas se reducían.

por en Enfermedades frecuentes, Investigaciones Médicas, Prevención, Salud de Mujer, Inflamación abdominal
Última actualización:

    trastorno digestivo cronico

    Trastorno digestivo crónico: ¿Una pulsera para controlarlo? Un dispositivo con perlas magnéticas que, en los estudios llevados a cabo, ha permitido reducir los síntomas en más del 92% de los pacientes que aceptaron probar esta nueva herramienta. Un dispositivo que, según los especialistas, abre la vía a un nuevo tratamiento, mucho más sencillo, y que hasta se basaba en dos alternativas, la cirugía o los fármacos supresores de ácidos. ¿En qué consiste exactamente esta pulsera?, ¿a qué pacientes podría beneficiar?


    Complejo en su desarrollo, con un estudio realizado en Estados Unidos durante cinco años de por medio, pero sencillo en su aplicación y con resultados que podrían mejorar los tratamientos actuales para combatir los síntomas del trastorno digestivo crónico, producido por reflujo gastroesofágico. Un dispositivo en forma de pulsera, formada por perlas magnéticas, que rodea la válvula que une el esófago y el estómago consiguiendo que permanezca cerrada cuando se ingiere algún alimento o bebida. Es el nuevo dispositivo o herramienta para el tratamiento de esta patología crónica cuyos resultados han sido publicados en New England Journal of Medicine.

    Resultados que permiten a los investigadores mostrarse optimistas, ya que el dispositivo o pulsera logró aliviar los síntomas en el 92% de los pacientes diagnosticados. Asimismo, el 87% de los pacientes pudo dejar de tomar los medicamentos supresores de ácidos, tal y como se constató al tercer año del estudio. A la conclusión del mismo, el 94% de los pacientes mostró su satisfacción con el tratamiento.

    Tal y como hemos señalado, hasta ahora, las opciones de tratamiento pasan por los fármacos inhibidores de ácido o por la cirugía, si bien en ambos casos los especialistas reconocen que se pueden dar efectos secundarios. En el primer caso, algunos de los síntomas pueden no desaparecer, mientras que la cirugía puede provocar hinchazón o dificultades para vomitar en el 20% de los pacientes.

    Efectos secundarios que no se han detectado con este nuevo dispositivo.

    ¿A qué se debe esta enfermedad crónica? Tal y como señalan los especialistas en gastroenterología la causa está en una deficiencia o alteración de una válvula de esfínter (anillo del músculo) ubicada en la zona inferior del esófago y en la zona superior del estómago. Generalmente, en condiciones normales, cuando no estamos comiendo, el esfínter permanece constreñido, evitando de esta manera que el ácido y los jugos digestivos puedan salir del estómago y entrar en el esófago. Cuando el ácido estomacal entra en el esófago puede causar dolor y ardor, síntomas que pueden aparecer en cualquier momento y a cualquier edad.

    Si no se diagnostica y trata, la acidez excesiva puede dañar seriamente el esófago, pudiendo provocar la aparición de una situación precancerosa (esófago de Barret o cáncer de esófago). Para prevenir las complicaciones y, sobre todo, para mejorar el tratamiento, los especialistas han desarrollado este nuevo dispositivo o pulsera, cuya instalación es mínimamente invasiva y se realizada en poco más de 1-2 horas. Un dispositivo que, como añaden los autores del estudio, puede ser aplicado en aquellos pacientes con síntomas crónicos y que estarían totalmente controlados con los fármacos supresores de ácidos. Por lo tanto, no es un método que, de momento, se recomiende para todos los pacientes, lo cual deberá ser valorado en función del diagnóstico.

    686

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesInvestigaciones MédicasPrevenciónSalud de MujerInflamación abdominal

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares