Navidad 2016

Tumor cerebral: reconoce los primeros síntomas

Tumor cerebral: reconoce los primeros síntomas

Tumor cerebral: reconoce los primeros síntomas. De igual manera que hay muchos tipos de tumores cerebrales, también hay que señalar que no todos son malignos. ¿Cómo reconocerlos?, ¿por qué hay que consultar siempre al médico?

por en Cáncer, Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Cerebro, Consejos Salud, Tumor cerebral
Última actualización:

    tumor cerebral sintomas

    ¿Cómo reconocer los primeros síntomas de un tumor cerebral? Como veremos a continuación, al igual que hay muchos tipos de tumores cerebrales, también hay que señalar que no todos son malignos.


    El tumor cerebral es un tipo de cáncer que incluye tanto los tumores primarios del cerebro, es decir, aquellos que afectan al sistema nervioso central, como los que derivan de las metástasis de otros cánceres del organismo. De igual manera, hay muchas formas de tumor cerebral, por ejemplo, los gliomas, los meningiomas o los linfomas primitivos, y no todos son malignos. Según datos de la Asociación de Afectados por Tumores Cerebrales, ASATE, anualmente se diagnostican en nuestro país 3.500 casos de tumores primarios, así como 14.000 de metástasis cerebrales.


    Un tumor cerebral se puede definir como un conjunto de células anormales que se desarrollan en el cerebro o su alrededor, destruyendo las células sanas o invadiendo otras partes del cerebro. Esto puede causar inflamación, presión craneal y edema cerebral. En función de su localización, así como del tipo de células y de su crecimiento, se puede hablar de diferentes tipos de tumores. ¿Por qué aparecen los tumores cerebrales? No hay una respuesta cerrada, si bien los médicos e investigadores apuntan a factores genéticos, a las radiaciones ionizantes, determinados virus y sustancias químicas.

    Vamos a ver cuáles son los síntomas o señales que nos pueden alertar de la presencia de un tumor cerebral. Eso sí, los síntomas deben ser siempre comunicados al médico para corroborar o descartar esta patología. Es decir, no deben generar ansiedad o preocupación antes de contar con el diagnóstico de un profesional. De hecho, no siempre los síntomas de un tumor son evidentes, sino que se pueden ocultar en sus fases iniciales, por lo que en realidad puede ser la señal de otro problema de salud.

    Cada área de del cerebro controla unas funciones específicas del cuerpo, por lo que dependiendo de la localización del tumor pueden aparecer síntomas diferentes (algunos, por ejemplo, debutan con la aparición de crisis epilépticas), sobre todo debido a la interrupción de las funciones de esas áreas.

    Así, por ejemplo, podemos encontrar los siguientes síntomas en función de las diferentes localizaciones:

    • Lóbulo frontal: debilidad, parálisis, confusión, trastornos del estado de ánimo, problemas de audición, memoria, lenguaje, problemas de comprensión y deterioro de la percepción del tacto.
    • Lóbulo temporal: pérdida visual, auditiva, de la memoria, del lenguaje, de la comprensión y trastorno de la percepción del espacio. También pueden aparecer convulsiones.
    • Lóbulo occipital: alucinaciones, convulsiones y deficiencia visual.
    • Lóbulo parietal: parálisis, dificultad en los movimientos más complejos (escritura, por ejemplo), convulsiones, alteración de la percepción del tacto.
    • Cerebelo: problemas con el equilibrio y la coordinación, dificultad de movimientos de precisión, dolor de cabeza, náuseas y vómitos.

    Cuando el tumor se refiere a los lóbulos cerebrales, que son cuatro, hay que tener en cuenta la división en dos mitades del cerebro. Cada hemisferio, de hecho, controla la parte opuesta del cuerpo. Cuando hay presencia de tumores cerebrales la aparición de síntomas se produce en la parte contralateral del cuerpo. Esto no ocurre en los tumores del cerebelo.


    Todos los tumores tienden a crecer y diseminarse en los tejidos circundantes. Por ello, pueden registrarse síntomas relacionados con la presión de la masa maligna en las estructuras vecinas (huesos del cráneo o en el cerebro mismo). Esto se traduce en un fuerte dolor de cabeza que no puede ser aliviado ni con analgésicos ni antiinflamatorios, pudiendo producirse además convulsiones, náuseas, vómitos y problemas visuales.

    826

    ESCRITO POR PUBLICADO EN CáncerEnfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerCerebroConsejos SaludTumor cerebral

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares