Túnel Carpiano: operación y tratamiento

El síndrome del túnel carpiano afecta a las manos, en concreto a la muñeca. Un trastorno al que además las mujeres somos más vulnerables que los hombres.

por , il

    Túnel Carpiano: operación y tratamiento

    ¿Qué es el síndrome del túnel carpiano? En concreto, se produce cuando el nervio mediano queda literalmente atrapado dentro del túnel carpiano, siendo la causa más frecuente de hormigueo y entumecimiento de las extremidades superiores, ya que este nervio es el encargado de dar la sensibilidad a la palma de la mano y a los dedos índice, pulgar y medio. Es más frecuente en las mujeres y suele aparecer a partir de los 40 años. Pero, ¿cuáles son las causas del síndrome de túnel carpiano?, ¿qué síntomas lo delatan?, ¿cuál es el mejor tratamiento? Vamos a ver más detenidamente que hay detrás de este problema.

    Causas

    La causa más común del túnel carpiano es el uso excesivo de la muñeca por una actividad repetitiva, como el uso del ordenador o de determinadas herramientas manuales. Otros factores que también pueden provocar el síndrome del túnel carpiano son la artritis inflamatoria, la gota, una fractura mal consolidada, la obesidad, los quistes o linfomas que pueden crecer en la muñeca. Durante la etapa del embarazo también puede aparecer debido a la retención de líquidos.

    Síntomas

    Dolor y hormigueo en la palma de la mano y en los dedos índice, medio y pulgar -y el cual puede irradiarse al codo o al antebrazo- son los síntomas más comunes del síndrome del túnel carpiano. Generalmente las molestias son más intensas durante la noche, pudiendo provocar también debilidad en la musculatura de la mano y dificultades para mover el dedo pulgar.

    Tratamiento

    El diagnóstico se realiza a través de una prueba con el elecromiograma, que permite detectar la reducción de la velocidad de la conducción motora y sensitiva. En torno a un 30% de los casos, según datos médicos, suelen remitir al cabo de los seis meses sin necesidad de tratamiento. En los casos provocados por artritis reumatoide, gota o diabetes el problema suele remitir al tratar adecuadamente estos problemas de salud. En los casos leves se recomienda utilizar una férula por la noche (mano y antebrazo) para garantizar un mejor reposo. En los casos de dolor íntenso, el médico puede prescribir de manera puntual antiinflamatorios, corticoides tópicos o realizar infiltraciones.

    El tratamiento quirúrgico es muy eficaz en los casos en los que persisten los síntomas y molestias pese a las terapias aplicadas. También es recomendable cuando los síntomas se vuleven más severos y perduran durante más de un año.

    También te puede interesar: Dolor en manos y muñecas: ¿por qué sucede? y qué hacer ante una tendinitis: consejos para una buena recuperación.