Un defecto ocular podría ser la causa de la dislexia

La ciencia indaga en una causa de la dislexia hasta ahora desconocida y que podría dar un giro a su detección.

por , il

    Un defecto ocular podría ser la causa de la dislexia

    La causa de la dislexia podría estar en los ojos, y en concreto en un defecto ocular localizado en la fóvea, una pequeña hendidura situada en el centro de la retina y que nos permite tener una visión nítida y precisa de los detalles (agudeza visual) y distinguir los colores. La dislexia afecta a una de cada 10 personas en el mundo.

    Es la conclusión que revela un estudio realizado por los investigadores Guy Ropars y Albert Le Floch, de la universidad francesa de Rennes, publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, y que abre la puerta al abordaje del diagnóstico y tratamiento de la dislexia como un problema anatómico.

    ¿Qué causa la dislexia?

    A causa de qué se produce la dislexia es una de las preguntas a la que a ciencia trata de dar respuesta desde hace tiempo. La dislexia es una dificultad específica del aprendizaje de la lectoescritura que dificulta la lectura de las palabras o descodificación (convertir los signos en mensajes).

    Hasta ahora se había pensado que la dislexia tiene un origen neurobiológico, sin embargo, la ciencia parece haber encontrado otro enfoque para un diagnóstico más rápido y sencillo. ¿Se podría llegar a diagnosticar la dislexia simplemente con examinar los ojos?

    La gran mayoría tenemos un ojo dominante, al cual el cerebro atiende en mayor medida al procesar las imágenes que recibe. En el ojo dominante la fóvea es redonda, y en el otro tiene una forma irregular. Sin embargo, en las personas disléxicas la fóvea es igual en ambos ojos, con lo que no habría ojo dominante, según mantienen los investigadores. Esto crea imágenes espejo y confunde al cerebro a la hora de elegir entre las dos señales enviadas por los ojos.

    Los investigadores descubrieron también que hay un pequeño lapso de tiempo (10 milésimas de segundo) entre la imagen primaria (la que ve el ojo) y la imagen espejo (la que recrea el cerebro).

    Diagnóstico de la dislexia

    Partiendo de la premisa de que la dislexia se podría detectar en los ojos, los investigadores desarrollaron un método que permite borrar la imagen espejo utilizando una lámpara LED. Una técnica que, aunque requiere de más estudios para confirmar su eficacia, abre el camino a otras posibilidades de tratamiento de la dislexia.

    Desentrañar las causas de la dislexia aporta un conocimiento más profundo de esta dificultad del aprendizaje en las personas y, en especial, aporta nuevas teorías para el diseño de técnicas de intervención más innovadoras.