Varices: Terapia fotodinámica

Wednesday 18/04/2012 por

varices terapia

Varices: Terapia fotodinámica. Es una de las técnicas más novedosas, seguras y eficaces en el tratamiento de las varices o venas varicosas, cuya aparición no solo es un problema estético, también de salud, ya que en algunos casos pueden ser una señal de un trastorno circulatorio más severo. Una terapia que reduce considerablemente los efectos secundarios, ya que no requiere ni hospitalización ni anestesia. En algunos casos, una única sesión puede ayudar a resolver el problema de las varices.

La terapia fotodinámica combina la eficacia del láser con las denominadas espumas esclerosantes de polidocanol inyectadas en la vena afectada. Una terapia que, avalada por los avances de última generación en la tecnología láser aplicada a la salud y la medicina, no requiere ni anestesia ni hospitalización. En más del 90% de los casos el problemas de las venas varicosas, con esta terapia, se resuelven en unas pocas sesiones (generalmente se pueden eliminar en una sesión, si bien en algunos casos puede requerir varios repasos de menor duración), abarcando además todas las posibles venas afectadas, desde las de grueso calibre hasta las deformaciones venosas más pequeñas y conocidas por su forma como arañas.

Las varices aparecen sobre todo en las piernas, pudiendo llegar a desdibujar su perfil y forma. Generalmente, las venas varicosas son duras, abultadas y de tonalidad azul. Entre los síntomas que pueden acarrear se encuentran el dolor, sensación de pesadez, hinchazón de tobillos y problemas de piel. Síntomas que pueden ser señal de varices, pero también de otros trastornos de la salud, siendo lo más recomendable consultar al médico o especialista. Las varices o venas varicosas pueden afectar por igual a hombres y mujeres, siendo además un problema que se puede heredar, siendo lo que se define como debilidad hereditaria de los vasos sanguíneos.

Varices y embarazo

Las varices también pueden aparecer durante el embarazo, siendo además más propensas a padecerlas las personas con problemas de obesidad o de sobrepeso. Durante el periodo de gestación, es aconsejable no coger demasiado peso y no permanecer demasiado tiempo de pie. Algunos consejos para ayudar a mejorar la circulación son dormir con las piernas en alto y hacer ejercicio físico (un simple paseo ayuda a activar los músculos). Y es que las venas varicosas suelen deberse generalmente a un problema de cansancio de las piernas, siendo las venas superficiales las que tienen más probabilidades de verse afectadas, y en concreto la vena safosa larga (desde el tobillo hasta la ingle) y la safosa corta (desde el tobillo a la rodilla). La tendencia a padecer varices aumenta con el número de embarazos.

En el caso de la mujer embarazada, la alteración de las venas varicosas también puede acarrear problemas de hemorroides, sobre en el caso de las mujeres propensas a padecer estreñimiento. En este caso, además de consultar al médico, conviene revisar la alimentación, cuidado en la ingesta de fibra y la hidratación. En cualquier caso, ante un problema de alteraciones de las venas varicosas, y para prevenir sus síntomas, consulta siempre a tu médico.

Sigue a Ella Hoy a través de: Facebook, Twitter, iGoogle y con RSS

Comentarios

Usuarios registrados
Conectar

Recuerda mis datos

¿Has olvidado tu contraseña?

Nuevo usuario

¿Eres un nuevo usuario?

Regístrate

¡Haz click aquí para usar tu cuenta de Facebook!

Añade un comentario

Recuerda mis datos

Publica comentario
Encuesta del día
¿Cada cuánto vas al dentista?
Destacados en Facebook