Navidad 2016

Vejiga hiperactiva: Un molesto problema para 4 de cada 10 mujeres

Vejiga hiperactiva: Un molesto problema para 4 de cada 10 mujeres

Vejiga hiperactiva: Un molesto problema para 4 de cada 10 mujeres. Las pérdidas involuntarias o incontinencia urinaria no constituyen un trastorno grave, pero sí incómodo, siendo especialmente más vulnerables a padecerlo las mujeres, sobre todo a partir de los 65. Entre los avances de los últimos años, el desarrollo de un nuevo fármaco que combate los efectos secundarios como la sequedad de boca o el estreñimiento y que constituyen uno de los motivos de abandono de los tratamientos.

por en Enfermedades frecuentes, Fármacos, Noticias Médicas, Prevención, Salud de Mujer, Envejecimiento, Músculos
Última actualización:

    vejiga hiperactiva

    Vejiga hiperactiva: Un molesto problema para 4 de cada 10 mujeres. Las pérdidas involuntarias o incontinencia urinaria constituyen un incómodo problema que puede mermar la calidad de vida, especialmente en el caso de las mujeres a partir de una determinada edad, los 65, etapa en la que el 40% de las mujeres tiene que enfrentarse a lo que, en términos médicos, también se conoce como vejiga hiperactiva. Médicos y especialistas han analizado durante el reciente Congreso Mundial de Incontinencia los últimos tratamientos y técnicas para mitigar este trastorno.


    La incontinencia urinaria se caracteriza por la pérdida involuntaria de orina, provocada por el denominado síndrome de la vejiga hiperactiva. Aunque no es un trastorno grave, sí puede resultar muy incómodo y molesto, especialmente para las mujeres, más vulnerables a padecer vejiga hiperactiva. De hecho, según datos médicos, expuestos en el recién celebrado Congreso Mundial de Incontinencia, cuatro de cada diez mujeres padecen, a partir de los 65 años, padecen pérdidas incontroladas de orina.

    ¿Por qué se agrava el problema a partir de una determinada edad? Tal y como señalan los expertos, la función de orinar, durante las primeras etapas de la vida, puede definirse como espontánea, siendo el aprendizaje y el proceso adaptativo el que nos enseña cuándo y cómo hacerlo. Sin embargo, este aprendizaje, fruto del proceso de envejecimiento, comienza a deteriorarse al hacernos mayores. De ahí que, a partir de una edad, la prevalencia de la incontinencia urinaria o vejiga hiperactiva sea mayor.


    Pero no todo es achacable al envejecimiento, tal y como ha apuntado los especialistas, ya que detrás de la incontinencia urinaria también puede haber otros factores, muchos de los cuales siguen siendo desconocidos. Actualmente, el tratamiento más común de este problema incluye la revisión y el cambio de algunos estilos de vida, como por ejemplo, realizar más ejercicio físico o el tratar de reducir el consumo de algunos productos como el café o las bebidas alcohólicas. Tratamiento que se puede complementar con las técnicas de ejercicios para fortalecer el suelo pélvico o para lo que se denomina reeducar la vejiga (tratar de controlar, mediante una serie de técnicas, las ganas de orinar).

    En algunos casos, los pacientes con incontinencia urinaria requieren tratamiento farmacológico, campo en el que también se han producido avances en los últimos años gracias, entre otros, al desarrollo de un nuevo fármaco (mirabegron) que con la misma eficacia combate mejor los efectos secundarios. Un nuevo medicamento que ya cuenta con el respaldo de las autoridades sanitarias europeas, aunque en nuestro país está todavía pendiente de comercializarse.

    Efectos secundarios como estreñimiento o sequedad de boca que se habían detectado con el uso de los fármacos antimuscarínicos, medicamentos que pese a su eficacia presentan algunas incompatibilidades y efectos secundarios, y son la causa principal de que muchos pacientes terminen abandonando el tratamiento.

    La incontinencia urinaria, por lo incómodo que puede resultar, puede afectar a la calidad de quien la padece, ya que los pacientes pueden tender a aislarse. La necesidad recurrente de orinar hace que estos pacientes, en cualquier lugar, tiendan a sentirse inseguros si no localizan donde está el baño. Esto, por ejemplo, puede llevarles a sentir cierto temor si tienen que viajar.

    694

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesFármacosNoticias MédicasPrevenciónSalud de MujerEnvejecimientoMúsculos

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares