Navidad 2016

Vibriosis: Causas, prevención, síntomas y tratamiento de la enfermedad

Vibriosis: Causas, prevención, síntomas y tratamiento de la enfermedad

Las bacterias, presentes en el marisco o pescado crudo, están entre las responsables de esta patología.

por en Prevención, Salud de Mujer
Última actualización:
    Vibriosis: Causas, prevención, síntomas y tratamiento de la enfermedad

    ¿Qué es la vibriosis? Detrás de este término se esconde una enfermedad bacteriana, provocada por unas bacterias del género vibrio (Vibrio parahemolyticus o Vibrio vulnificus). Estas bacterias pueden provocar diarrea, vómitos, infecciones de la sangre (septicemia o presencia de bacterias en el torrente sanguíneo) e infecciones en la piel. ¿Cómo se transmite esta bacteria?, ¿qué podemos hacer para prevenirla? Vamos a ver más detenidamente qué hay detrás de la vibriosis.

    El primer paso para prevenir es saber qué es y cómo se contrae la vibriosis. Para ello, es importante conocer dónde están las bacterias, y éstas en concreto, las del género vibrio, habitan en aguas saladas y su hábitat predilecto son los ambientes marinos. Generalmente están asociadas al consumo de ostras y otros moluscos. Las personas diagnosticadas de deficiencias inmunitarias, sobre todo en caso de enfermedad hepática, tienen mayor riesgo de contraer vibriosis al consumir pescado o marisco crudo, especialmente ostras. Por su parte, al estar presentes en aguas marinas cálidas, conviene evitar bañarse en el mar cuando se tienen heridas abiertas, ya que hay mayor riesgo de exposición a estas bacterias.

    La infección por este tipo de bacterias puede provocar vómitos, dolor abdominal, diarrea. En las personas con debilidad del sistema inmune aumenta el riesgo de infección del torrente sanguíneo y, por tanto, el nivel de gravedad de la enfermedad. Estas bacterias, como hemos señalado, también pueden provocar infecciones en la piel por exposición de heridas abiertas al agua de mar cálida, a aguas salobres o al líquido del pescado crudo o los moluscos, provocando ulceraciones de la piel.

    Los primeros síntomas suelen aparecer en torno a las 24 horas después de consumir marisco o pescado crudo contaminado por estas bacterias, así como en el plazo de 12 a 72 horas en caso de exposición a agua de mar contaminada.

    Uno de los principales problemas de esta infección es que puede provocar una rápida deshidratación cuando va acompañada de diarrea, por lo que es fundamental aumentar la ingesta de líquido (si es necesario por vía intravenosa) para reemplazar el nivel hídrico perdido. En función de los síntomas y la gravedad el médico determinará el tratamiento con antibióticos más adecuado (dosis, duración).

    Para finalizar, tomamos nota de algunos sencillos consejos para mantenernos a salvo de la vibriosis:

    • Evitar comer ostras y moluscos crudos.
    • Cocinar siempre los moluscos (almejas, ostras, mejillones), al vapor por ejemplo, y no comer los que se abran durante la cocción.
    • Evitar la contaminación cruzada del pescado y los mariscos cocidos y otros alimentos con pescado y mariscos crudos y con los jugos del pescado crudo.
    • Comer los moluscos nada más cocinarlos.
    • Evitar exponer las heridas abiertas o cortes en la piel a agua salada o salobre cálida y al líquido que sale de los moluscos y pescado crudo.
    • Usar guantes cuando prepares los moluscos crudos.

    También te puede interesar: Cómo prevenir las infecciones por anisakis y descubre cuáles son los 10 alimentos más peligrosos para la salud.

    674

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PrevenciónSalud de Mujer

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares