Violencia obstétrica: Otra forma de maltrato a la mujer y cómo prevenirla

La violencia obstétrica tiene como víctima a la mujer, en uno de los momentos de su vida en los que es más vulnerable, el embarazo y el parto.

por , il

    Violencia obstétrica: Otra forma de maltrato a la mujer y cómo prevenirla

    La violencia obstétrica incluye todas aquellas conductas y acciones que deshumanizan y minimizan a la mujer durante el embarazo, parto y puerperio. Acciones que constituyen otra forma de maltrato a la mujer y que son una realidad, en ocasiones invisibles, en muchos países del mundo.

    La violencia obstétrica puede manifestarse a través de malos tratos, humillaciones o la nula o escasa información sobre los tratamientos. Todo ello, como subrayan desde Médicos del Mundo, puede derivar en pérdida de libertad, autonomía y capacidad de decidir libremente sobre su cuerpo y sexualidad.

    Violencia obstétrica contra la mujer

    Reconocer la violencia obstétrica como violencia de género es fundamental para dar visibilidad al trato irrespetuoso y ofensivo que muchas mujeres en el mundo sufren durante el embarazo y en el parto, vulnerando su derechos a la vida, la salud, la integridad física y la no discriminación. En el año 2014, la Organización Mundial de la Salud redactaba una Declaración para la prevención y erradicación de la falta de respeto y el maltrato durante la atención del parto en centros de salud.

    La OMS subraya que si hay un momento en el que la mujer es especialmente vulnerable es el parto. La violencia obstétrica puede tener consecuencias negativas tanto para la madre como para el bebé.

    ¿Qué es violencia obstétrica?

    ¿Cómo identificar la violencia obstétrica? Este tipo de maltrato a la mujer se manifiesta:

    • Maltrato verbal y humillaciones.
    • Trato paternalista o despectivo.
    • Procedimientos médicos sin consentimiento o sin necesidad médica que lo justifique (cuando no hay una patología o riesgo para la madre y el futuro bebé. Entre estas prácticas se incluyen cesáreas, episiotomías, rotura de bolsa, enemas, maniobra de Kristeller, de Hamilton…
    • Falta de confidencialidad.
    • Incumplimiento con la obtención del consentimiento informado completo.
    • Negativa a administrar analgésicos o abuso de medicación.
    • Prohibición de comer o beber durante horas.
    • Negligencias hacia las mujeres durante el parto.
    • Inducción del parto sin justificación médica..

    El maltrato, falta de respeto o negligencia en el embarazo y parto constituyen una vulneración e los derechos humanos fundamentales de las mujeres.

    violencia obstetrica 2 48x48

    Cómo evitar la violencia obstétrica

    Siguiendo las recomendaciones de la OMS y del Ministerio de Sanidad:

    • Es aconsejable que la mujer indique durante el embarazo sus preferencias respecto al parto, las cuales deben ser respetadas por el personal del centro médico.
    • Cualquier cambio que sea necesario previamente debe ser explicado a la mujer y contar con su consentimiento.
    • La mujer tiene derecho a estar acompañada por otra persona durante todo el proceso del parto.
    • El tacto vaginal o palpado del cuello del útero para comprobar el proceso del parto debe limitarse a uno cada cuatro horas.
    • Hay que favorecer que la mujer se encuentre en un ambiente relajado y tranquilo durante la fase de dilatación debe transcurrir en un ambiente relajado y tranquilo.
    • Permitir la movilidad y la elección de la postura que la mujer estime más cómoda durante el proceso del parto.
    • Favorecer el contacto del recién nacido con la madre nada más nacer y en especial durante la primera hora tras el parto. Esta practica favorece la lactancia materna.

    También te puede interesar: El machismo puede causar depresión en las mujeres, según estudio y descubre las 10 claves de la violencia machista.