Navidad 2016

Vitaminas y Omega 3 para frenar el Alzheimer

Vitaminas y Omega 3 para frenar el Alzheimer

Vitaminas y Omega 3 para frenar el Alzheimer. La alimentación juega un papel fundamental en el desarrollo de enfermedades y, en concreto y tal y como constata el último estudio publicado, con trastornos del cerebro como el Alzheimer. Una dieta rica en vitaminas y en ácidos grasos omega 3 ayudará a mantener nuestro cerebro sano y protegido.

por en Alimentación, Enfermedades frecuentes, Investigaciones Médicas, Salud de Mujer, Alimentación Equilibrada, Cerebro
Última actualización:

    alimentacion alzheimer

    Vitaminas y Omega 3 para frenar el Alzheimer. Una dieta equilibrada y rica en estos dos componentes ayuda a evitar la contracción del cerebro, una de las consecuencias relacionadas con la enfermedad del Alzheimer, tal y como señala el último estudio publicado por la Academia Americana de Neurología. Una dieta en la que apostemos por los alimentos ricos en vitaminas (B, C, D y E) así como en ácidos grasos omega 3, presentes fundamentalmente en frutas, verduras y pescados, ayudará a evitar la aparición de un trastorno que se traduce en la pérdida de los recuerdos.


    La alimentación juega un papel fundamental en la prevención y el desarrollo de enfermedades, en este caso, relacionadas con el cerebro. Así lo constata el último estudio, publicado por la Academia Americana de Neurología en la revista Neurology, y que revela que una dieta rica en vitaminas y ácidos omega 3 es un buen aliado para evitar la contracción del cerebro, un trastorno relacionado con el Alzheimer. Según este estudio, los pacientes que siguen una dieta alta en vitaminas B, C, D y E, así como en ácidos grasos omega 3, consiguieron una mejor puntuación que aquellos que optaron por una dieta baja en estos elementos. La mejor manera de obtener vitaminas y Omega 3 es en alimentos como el pescado, las frutas y las verduras, un motivo saludable más a sumar a los consejos de los expertos en nutrición sobre la importancia de incluirlos en nuestra dieta diaria.

    El reciente estudio también ha arrojado otro dato a tener en cuenta y relacionado directamente con el tipo de alimentación, en concreto, con la ingesta de alimentos o dietas ricas en grasas trans (fritos, comida rápida, congelados, entre otros). Abusar de este tipo de grasas nos hará más propensos a padecer una reducción del volumen del cerebro, al tiempo que también repercute en nuestras capacidades mentales, cognitivas y de memoria.


    El estudio, llevado a cabo por investigadores de la Oregon Health & Science University, se realizó con más de un centenar de pacientes, a los que se realizaron análisis de sangre para calibrar los niveles de nutrientes absorbidos por el organismo, al tiempo que se llevaron a cabo distintas pruebas de memoria y capacidades cognitivas. En algunos casos además se midió el volumen cerebral a través de una resonancia magnética. La novedad de este estudio radica en que por primera vez se han analizado, a través de los biomarcadores de nutrientes, el efecto que la dieta y los alimentos que ingerimos tienen en nuestro cerebro y en nuestras habilidades cognitivas.

    Las vitaminas son imprescindibles en nuestra dieta. Presentes en alimentos como las frutas y las verduras, ayudan a proteger nuestro organismo de enfermedades e infecciones. Por su parte, los ácidos grasos omega 3 (del grupo de las grasas insaturadas) son también esenciales para nuestro cuerpo, sobre todo como protector de los trastornos cardiovasculares y para reducir los niveles de triglicéridos. Los encontramos fundamentalmente en el pescado, por lo que se recomienda su consumo al menos 2-3 veces a la semana.

    633

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónEnfermedades frecuentesInvestigaciones MédicasSalud de MujerAlimentación EquilibradaCerebro

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares