Carboxiterapia: Oxígeno para combatir la celulitis

La carboxiterapia se presenta como una gran aliada contra la celulitis. Se trata de una técnica que utiliza oxigeno para combatir la celulitis y la grasa localizada.

por , il

    Carboxiterapia: Oxígeno para combatir la celulitis

    Olvidarse de la flacidez de la piel, la celulitis y la acumulación de grasa es posible. Entre las técnicas más novedosas, y no invasivas, se encuentra la carboxiterapia, que consiste en la aplicación terapéutica de Anhídrido Carbónico por vía subcutánea. Dicha técnica se denomina carboxiterapia y combate la celulitis con oxigeno. Un método terapéutico que, aunque conocido desde hace años, se ha actualizado como técnica para la mejora del tratamiento contra la celulitis, la flacidez y los problemas de envejecimiento de nuestra piel.

    Carboxiterapia para combatir la celulitis

    ¿Cómo combatir la celulitis? Actualmente existen múltiples tratamientos para combatir un problema estético, pero también de salud. Un problema que debemos consultar a nuestro médico y especialista para que nos informe sobre las causas y el mejor tratamiento a adoptar. Entre ellos, uno de los más novedosos por los resultados que se consiguen es la carboxiterapia, una técnica que consiste en administrar por vía subcutánea Anhídrido Carbónico (CO2).

    Un tratamiento indoloro y nada invasivo y que, entre otros beneficios, mejora el sistema circulatorio (por su efecto vasodilatador), aumenta los niveles de oxígeno en los tejidos y ayuda a la pérdida de volumen y a mejorar el aspecto de nuestra piel (más tersa y con más brillo después de varias sesiones). Además, médicos y profesionales también han señalado que esta técnica es efectiva en el tratamiento de otros problemas, como el envejecimiento facial, la aparición de estrías, las bolsas de las ojeras y las líneas de expresión marcadas (arrugas). Se puede utilizar de manera corporal o facial.

    A post shared by Corpo Bueno (@corpobueno) on

    La carboxiterapia celulitis es un tratamiento contra la lipodistrofia ginecoide y la acumulación de grasa localizada. A través de la infiltración de dióxido de carbono de forma subcutánea se puede mejorar el aspecto rugoso de la piel de naranja en cualquier parte del cuerpo. Gracias a este tratamiento los nódulos adiposos de la celulitis son eliminados y los tejidos anexos son impulsados para renovarse.

    Tratamiento de carboxiterapia

    La aplicación, como hemos señalado, se realiza a través de una inyección subcutánea, con una fina aguja conectada a un aparato especialmente diseñado para este fin. Aunque es un método indoloro, sin efectos secundarios, hay que señalar que este tratamiento no es aplicable a todas las personas, en concreto, no se debe utilizar si la mujer está embarazada, en los casos de pacientes diagnosticados de cáncer, epilepsia, insuficiencia renal, respiratoria o en los casos de EPOC.

    Mediante la infiltración de gas CO2 subcutáneo (inyección de dióxido de carbono) se activa la circulación en un porcentaje muy alto. Esto favorece que se restablezca el flujo para eliminar toxinas y el material de desecho acumulado. Los canales capilares se abren y existe un intercambio de gases adecuados, por lo que las enzimas y el metabolismo comienzan a funcionar de manera correcta. Los efectos se notan en forma de aumento de la calidad de la piel, la reducción de la grasa (en la zona tratada), la mejora del aspecto de la piel de naranja, menor cansancio y pesadez de piernas producido por la celulitis.

    La carboxiterapia es una técnica que se puede combinar con otros tratamientos, como el drenaje linfático o la mesoterapia. Combate la acumulación de grasas e impurezas, señales inequívocas de la temida piel de naranja, y que suelen aparecer en las caderas, glúteos, barriga, brazos y piernas.

    Cada sesión de carboxiterapia suele durar una media hora. En cuanto al número de sesiones y duración del tratamiento, debe ser el médico o especialista en medicina estética el que determine los plazos, aunque se consideran necesarias un mínimo de 15 aplicaciones repartidas en tres meses. Una vez finalizada la sesión, te puedes incorporar a tus actividades cotidianas, evitando el sol durante las siguientes 48 horas.

    Después de cada sesión es aconsejable beber mucha agua, para ayudar a nuestro organismo a liberar las impurezas y toxinas. Es aconsejable acompañar este tratamiento contra la celulitis con la práctica de ejercicio físico, sobre todo aeróbicos, ya que contribuyen a mejorar nuestra circulación y a quemar las grasas. Eliminar la celulitis es posible cuando se combinan tratamientos, ejercicio, alimentación sana…

    La carboxiterapia es una técnica actualizada que se ha convertido en una gran opción para eliminar la grasa localizada en determinadas zonas del cuerpo. Un tratamiento que, aplicado por un profesional, nos reportará los beneficios esperados, entre ellos, recuperar la textura y la tonicidad de nuestra piel y olvidarnos de la temida y antiestética celulitis.

    También te puede interesar: Radiofrecuencia para eliminar la celulitis: Cómo es y beneficios y Frutas que actúan contra la celulitis