Piercing del ombligo: todo lo que necesitas saber antes de hacértelo

Si estás pensando en hacerte el piercing del ombligo, antes lee las recomendaciones que aquí compartimos contigo

por , il

    hacer piercing ombligo

    La piercing del ombligo es, sin duda, uno de los más populares, especialmente entre los jóvenes. Y es que eso de poder presumir de un bonito pendiente en el vientre es algo que llama la atención a más de una, ¿verdad? Más aún si el verano se acerca y, gracias al bronceado, el punto de luz en el ombligo se vuelve de lo más sensual. Pero antes de llevar a cabo el piercing del ombligo o cualquier otro, se debe tener en cuenta los posibles riesgos, será así que se eviten infecciones y otras complicaciones. Te contamos todo lo que debes saber antes de hacerte el piercing del ombligo.

    Las infecciones pueden estar a la vuelta de la esquina, en especialmente en el caso de las más jóvenes, las adolescentes y las que se hacen estas perforaciones sin prestar demasiada atención a las consecuencias. Así que, ¿qué te parece si vemos juntas cómo se hace un piercing en el ombligo y cuáles son las cosas que debemos tener en cuenta? ¡Allá vamos!

    Piercing del ombligo: ¿cuáles son los riesgos?

    Técnicamente, la perforación en el ombligo consiste en un pequeño orificio que el técnico o profesional que lo realiza hará en la zona de la piel que sobresale sobre el ombligo con la ayuda de una aguja. La operación en sí es inmediata, no muy diferente del clásico “agujero” en el lóbulo de la oreja. Sin embargo, pueden surgir problemas y, por lo tanto, riesgos, cuando se dan estas condiciones:

    • Que el perforador no sea un verdadero profesional y utilice herramientas no desinfectadas. En este caso, los riesgos son muy graves, incluida la posible transmisión de enfermedades como la hepatitis B y C y el VIH.
    • Que la persona que se somete a ella no se ocupe bien de la fase de curación, que dura de 3 a 8 meses, desinfectando la zona al menos dos veces al día con jabón antibacteriano y agua y sal (o bicarbonato de sodio) durante la primera semana (aún más, si el área todavía parece inflamada), siempre con las manos perfectamente limpias. Mientras el piercing no esté completamente curado, la joya no debe cambiarse ni retirarse.
    • La higiene es esencial porque nuestro ombligo es un verdadero receptáculo para gérmenes de todo tipo y una herida en esa zona puede infectarse gravemente. ¡Así que ten cuidado con las curas!

    ¿Duele hacerse el piercing del ombligo?

    El dolor que se puede sentir al perforar la piel del ombligo es muy subjetivo ya que depende del umbral de dolor de cada una. En general, la intensidad es media, pero tan pronto como se inserta la joya hipoalergénica, el dolor desaparece rápidamente. Sin embargo, como todas las pequeñas heridas abiertas, durante los primeros días la zona puede verse afectada por el trauma, por lo que el ombligo estará dolorido y también es posible que se note un poco de dolor al desinfectarlo.

    Durante esta fase, procura no dormir boca abajo para evitar rozaduras. Evita también la exposición al sol, nadar en el mar y tumbarte en la playa. Después de la primera fase, es decir, las primeras semanas, si el área de alrededor del piercing se hincha, se ve roja y no se puede tocar debido al dolor, lo más probable es que se trate de una infección, por lo tanto, lo mejor que puedes hacer es ir al médico para que te de tratamiento.

    Las posibles infecciones

    Básicamente existen cuatro posibles reacciones adversas al piercing del ombligo y, en general, a todas las perforaciones:

    • Granuloma, una especie de crecimiento carnoso que se desarrolla alrededor de la herida.
    • El rechazo al pendiente.
    • Fibroma, tumor benigno que crece debajo del piercing.
    • Picazón en la piel, inflamaciones e irritaciones.

    Además, si después de la curación, la joya hipoalergénica se reemplaza por otra con níquel, podría desarrollarse una alergia a este metal. Si se produce cada una de estas infecciones, se debe quitar el piercing. En caso de tumor o granuloma, también se deberá realizar una pequeña operación para eliminarlos, lo que dejará una cicatriz. Considera también estas posibilidades antes de ponerte el piercing en el ombligo.

    Piercing en el ombligo: fotos bellas y otras que no lo son tanto

    Las fotos de los piercings recorren webs y redes sociales, unas muy bellas y otras que no lo son tanto pues muestran infecciones de diversa gravedad. Por lo tanto, antes de arrepentirte, ten en cuenta lo que va a hacer con tu cuerpo y se precavida tanto en la elección del profesional que te realizará la perforación como en el cuidado de la herida durante la fase de curación.

    También te puede interesar: Cómo limpiar los agujeros de piercing y Piercing septum en la nariz: Cómo se lleva