Cómo deben vestirse los testigos de boda: Consejos [FOTOS]

¿Te han elegido cómo testigo de boda? Si quieres vestir de la manera correcta, toma nota de los siguientes consejos para ellas y para ellos.

por , il

    El protocolo de boda establece unas normas básicas sobre cómo deben vestir los testigos de boda. Al igual que su ubicación durante la ceremonia distingue a los testigos del resto de invitados, hay algunas reglas de protocolo en el vestir que conviene seguir para desempeñar el papel a la perfección.

    Aceptar el ofrecimiento de ser testigo de una boda religiosa o civil es una responsabilidad, por lo que en otros cuestiones a tener en cuenta se incluye la elección del traje o vestido acorde a la etiqueta en el vestir para la boda. Tomar nota de algunos consejos ayudará a acertar en la elección.

    Cómo vestir si eres testigo de boda

    A post shared by By Lavanda (@by.lavanda) on

    Hay que tener en cuenta el tipo de ceremonia y el lugar de celebración, así como evitar los colores prohibidos para las invitadas a una boda y que puedan hacer sombra al vestido de la novia, el gran protagonista. El protocolo de boda establece unas normas básicas en el vestir para ellas y para ellos. ¿Qué ponerse para ser testido de boda?

    Trajes para testigos de boda

    A post shared by sergi regal (@sergi_regal) on

    Una de las cosas que no deben olvidar jamás los testigos de boda es que tienen que vestir la misma etiqueta que el novio y el padrino, y de hecho los testigos solo pueden vestir chaqué o esmoquin si el novio lo lleva. Antes de elegir el traje, lo más aconsejable es hablar con el novio para saber cómo vestirá durante la celebración.

    Si varios de los elegidos para ser testigos de boda son hombres hay que procurar que vistan igual. Los testigos y padrinos de boda pueden portar algún complemento que los distinga del resto de invitados, como un boutonier en la solapa del traje.

    Vestidos para testigos de boda

    A post shared by MIDI (@midirentalsevilla) on

    El protocolo es bastante menos estricto para ellas, aunque sí hay una rregla de oro, y es no intentar resaltar demasiado. Aunar sencillez y elegancia, eludiendo los vestidos o complementos demasiado llamativos, es una de las claves para acertar con la elección.

    Para una boda de día, los vestidos a la altura de la rodilla (los vestidos largos se reservan para la madrina), en colores que no sean el blanco o el negro, son siempre un acierto, complementos con unos zapatos de tacón y el pelo recogido. Si es una boda de tarde, un vestido largo de líneas rectas. En el caso de las bodas hay que tener en cuenta que el protocolo establece cubrirse los hombros durante la ceremonia.