Así influencia el amor materno en el desarrollo cerebral de los niños

La ciencia avala el papel clave del amor materno en el desarrollo cerebral del niño durante sus primeros años de vida.

por , il

    Así influencia el amor materno en el desarrollo cerebral de los niños

    El amor materno influye en el desarrollo cerebral de los niños. La ciencia ha constatado que, durante los primeros 6 años de vida del niño, el amor de madre es un estímulo positivo clave para favorecer el desarrollo del hipocampo, una de las partes más importantes del cerebro y que está involucrado en el proceso de aprendizaje, memoria, control de las emociones y respuesta al estrés.

    Criarse en un ambiente acogedor es fundamental para el desarrollo intelectual y emocional, y el afecto y cuidados de la madre desempeñan un papel esencial. Criar niños felices es clave para alcanzar la edad adulta emocionalmente preparados, seguros de sí mismos y con la autoestima alta. Pero además el amor de madre puede hacernos más inteligentes.

    La importancia del amor de madre

    amor materno importancia

    Investigadores de la Universidad Washington Escuela de Medicina de San Louis (EEUU), desvelaron la influencia directa del amor materno sobre el cerebro.

    Diferentes estudios han apuntado que la inteligencia se hereda de la madre, pero esta investigación demuestra que no solo es una cuestión de genes, sino que el entorno también es determinante para desarrollar el aprendizaje y potenciar el talento de nuestros hijos.

    Según el estudio de la Universidad Washington, publicado en The Proceedings of the National Academy of Sciences, los cuidados maternos durante la infancia provocan cambios en una parte concreta de la anatomía del cerebro, el hipocampo, siendo más grande en aquellos niños que han recibido el afecto y apoyo de sus madres durante los primeros 6 años de vida.

    El amor de madre es incondicional, una afirmación que además cuenta con argumentos científicos, porque este amor materno es determinante en el desarrollo cerebral y de las capacidades intelectuales.

    Los investigadores analizaron las imágenes tomadas mediante escáneres cerebrales de un grupo de 92 niños, de edades comprendidas entre los 7 y los 10 años, y que habían formado parte de un estudio anterior sobre la prevalencia de la depresión en la edad preescolar y para el que se analizó la relación de los niños con sus padres, especialmente en situaciones estresantes.

    Al estudiar las imágenes cerebrales, los investigadores constataron que los niños sin síntomas de depresión y que habían tenido una relación afectiva positiva con sus padres presentaban un hipocampo mayor, aproximadamente un 10% mayor que en el caso de los niños cuya relación materna había sido menos enriquecedora.

    Un interesante estudio que corrobora la importancia de involucrarse en la crianza de los hijos, y no importa tanto el tiempo como la calidad. No siempre es fácil evitar el estrés de la maternidad y el cuidado de los hijos, pero es precisamente en estos momentos cuando hay que recordar que dedicar tiempo de calidad a los hijos es estar cerca. Fortalecer los vínculos afectivos con un tiempo en el que los niños disfruten del cariño, compañía y aprendizaje de sus padres.