Cómo afecta la publicidad en la alimentación de los niños

Toma nota de cómo afecta la publicidad en la alimentación de los más pequeños, porque no todo lo que se anuncia es saludable.

por , il

    Cómo afecta la publicidad en la alimentación de los niños

    Cómo afecta la publicidad en la alimentación de los niños es lo que ha llevado a más de 40 organizaciones sanitarias y sociales a sumarse a la campaña ‘Defiéndeme’, puesta en marcha para demandar una ley que regule la publicidad de productos alimentarios ajustándose a las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y teniendo en cuenta que la mayoría de los anuncios de alimentos y bebidas no son tan saludables como aparentan.

    La publicidad puede tener un efecto perjudicial en la adquisición de hábitos alimentarios saludables, lo que contribuye, tal y como señalan los expertos, al desarrollo de la obesidad infantil, un problema que preocupa cada vez más en nuestro país (4 de cada 10 niños tienen sobrepeso u obesidad según datos médicos). Precisamente para proteger los derechos de la infancia a la salud y al libre desarrollo de la personalidad surge la campaña ‘Defiéndeme’, impulsada por Justicia Alimentaria, la Sociedad Española de Salud Pública (Sespas), la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (Ceapa), Amigos de la Tierra, Medicus Mundi y Ecologistas en Acción.

    Publicidad y alimentación infantil

    publicidad y alimentacion infantil

    Bollería, cereales azucarados, aperitivos salados, comida rápida, refrescos… Todos ellos forman parte de la lista de alimentos que, por su alto contenido en azúcar, sal o grasas, no son precisamente los más recomendados para los niños. Son además el tipo de alimentos que más presentes están en los anuncios de alimentos y bebidas para niños. Se estima que los niños de nuestro país, de entre 6 y 12 años, ven una media de 25 anuncios de comida al día, y de estos, el 75% serían de productos poco saludables atendiendo a las recomendaciones de la OMS.

    El actual Código de Autorregulación de la Publicidad de Alimentos Dirigida a Menores (PAOS) se considera insuficiente, entre otros motivos porque no regula el perfil nutricional de los alimentos y bebidas que se anuncian (televisión, internet, radio…) ni la frecuencia de exposición. Las organizaciones que han aunado esfuerzos para concienciar sobre la importancia de regular la exposición de los menores a la publicidad de comidas, entre las que también se encuentran el Comité Español Interdisciplinario de Prevención Cardiovascular, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, la Asociación de Enfermería Comunitaria o la Asociación Española contra el Cáncer, han puesto sobre la mesa una serie de medidas prioritarias.

    La primera de ellas, evitar la publicidad de alimentos y bebidas consideradas poco saludables en horario infantil (de 6 a 22 horas) y en aquellas programas que, fuera del horario infantil, estén dirigidos a un público familiar o participen niños (Masterchef Junior, La Voz Kids…).

    También consideran fundamental prohibir los ganchos comerciales (regalos, concursos…) y la fórmula del 2×1.