Cómo desinfectar tu hogar: consejos para una limpieza adecuada

Los mejores consejos para desinfectar tu hogar, desde productos naturales hasta pequeñas acciones que no deben pasarse por alto.

por , il

    desinfectar tu hogar

    ¿Alguna vez te has preguntado cómo limpiar eficazmente los espacios en los que vives? Aquí hay algunos consejos sobre cómo desinfectar tu hogar, incluidos los detergentes que se deben usar y los productos naturales que ayudan a mejorar el ambiente. Sin olvidar los rincones a los que prestar más atención.

    Cómo desinfectar tu casa

    En realidad, no necesitas mucho esfuerzo para una correcta limpieza de la casa y para saber cómo desinfectar los entornos en los que vives. Con solo unos pocos trucos (y los productos correctos) podrás hacer una limpieza efectiva y profunda.

    Además, para hacernos la vida más fácil, aparte de los detergentes que se pueden comprar en los supermercados, también hay algunos “regalos” de la naturaleza que demuestran ser realmente eficaces.

    Desinfectantes comerciales

    Para una acción desinfectante segura, limpia y efectiva, el primer consejo es no confiar en productos que puedan ser perjudiciales para la salud y el medio ambiente, y además no abusar de los productos desinfectantes para el hogar.

    Si compras un producto para desinfectar, es bueno elegir siempre el que lleva el texto Uso sanitario en la etiqueta. No se trata de ciencia ficción: todo está en el estante de los supermercados.

    Un aspecto fundamental, pero a menudo subestimado, está relacionado con la dosificación de detergentes y desinfectantes para el hogar. Exagerar no significa aumentar el “poder” contra la suciedad y las bacterias: por eso es recomendable siempre leer cuidadosamente las indicaciones en las etiquetas y respetar las cantidades recomendadas.

    Productos naturales para desinfectar el hogar

    ¿Quién dijo que se necesita gastar una fortuna para desinfectar adecuadamente el hogar? ¡La naturaleza a menudo nos ofrece una ayuda que puede resultar invaluable y, para muchos, sorprendente!

    Uno de los productos naturales más populares es el vinagre, que diluido con peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) se convierte en un potente desinfectante contra gérmenes y bacterias. Si, por otro lado, deseas limpiar a fondo las baldosas de tu cocina, baño e incluso los suelos, ¡un truco es el aceite de eucalipto! Fresco en su fragancia y poderoso en su esencia, es suficiente diluir 150 ml en un litro de agua para limpiar y desinfectar completamente, y además, ¡con efecto brillante asegurado!

    ¿Y qué hay del bicarbonato de sodio? Muy útil en la cocina, también demuestra ser portentoso contra la suciedad del horno. Además es valioso para mantener las tuberías de la casa en forma y limpiarlas profundamente. Por otra parte, el vinagre y el limón son una mezcla que se convierte en el aliado perfecto para desinfectar los artículos sanitarios del baño.

    Los rincones (y pequeñas acciones) que no deben pasarse por alto

    Para tener una casa brillante y desinfectada, no tienes que dejar de lado algunos rincones, como tampoco algunos sencillos gestos que puedes hacer fácilmente. En primer lugar, cuida las superficies de trabajo y todas aquellas superficies que entren en contacto con los alimentos. Si usas productos sin enjuagar, respeta todas las indicaciones del fabricante para evitar el riesgo de contaminar los alimentos debido a un exceso en las cantidades.

    Ten cuidado con las juntas de baldosas y pisos: aquí es donde anidan muchas de las bacterias y gérmenes en tu hogar. ¡Limpiarlos constantemente significa evitar una acumulación peligrosa de suciedad y ahorrar el esfuerzo de una acción desinfectante realizada demasiado tarde!

    No al desorden, el primer vehículo para la proliferación de polvo: una habitación que es demasiado caótica corre el riesgo de hacerte perder de vista la prioridad, es decir, mantener limpio y desinfectado el entorno en el que vives.

    Una de las cosas que no deben pasarse por alto es el cambio frecuente de esponjas y trapos utilizados para limpiar la casa. Además, entre un uso y otro, sería útil dejarlos en remojo en un litro de agua fría, con unas gotas de lejía, durante al menos 3 horas.