Eutanasia: libertad para el hombre que ayudó a morir en su esposa enferma

El caso del hombre que ha ayudado a morir a su esposa muy enferma ha provocado que hasta los partidos políticos lo lleven en sus programas electorales

por , il

    Eutanasia: libertad para el hombre que ayudó a morir en su esposa enferma

    El debate de la eutanasia se ha reabierto en España. El caso del hombre que ha ayudado a morir a su esposa muy enferma ha provocado que hasta los partidos políticos lo lleven en sus programas electorales. Ángel Hernández fue acusado de delito de homicidio, después de haber suministrado arsénico a su mujer, María José Carrasco para ayudarla a morir, tras habérselo pedido ella en numerosas ocasiones.

    De momento, la magistrada titular del Juzgado de Instrucción 36 de Madrid, en funciones de guardia, acordó la puesta en libertad sin medidas cautelares de Ángel Hernández, el hombre detenido por haber ayudado a morir a su pareja, María José Carrasco, aquejada de esclerosis múltiple en fase terminal.

    Sobre el acusado pesa una imputación inicial por la supuesta comisión de un delito de cooperación al suicidio. Ángel Hernández, de 70 años, reconoció los hechos investigados: que suministró una sustancia, pentobarbital sódico, para ayudar a morir a su esposa, de 61 años, víctima de esta enfermedad desde hace tres décadas.

    “He declarado todo lo que hice por mi mujer y ahora me encuentro afectado y asumiendo su fallecimiento. Los funcionarios y la Policía han empatizado conmigo. A mí no me va a llegar la eutanasia, que sea por los demás”, añadió.

    La eutanasia en España

    En la actualidad, en España, tanto el suicidio asistido como la eutanasia están castigados en el Código Penal con penas de dos a cinco años, en el primer caso y, de seis a 10 años, en el segundo. No obstante, se contempla una rebaja en el caso de quien coopere “activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las señaladas en los números 2 y 3 de este artículo”. En otros países es legal.

    Por supuesto, los partidos políticos han aprovechado este caso para meterlo dentro de su campaña preelectoral. Los principales políticos ya han expresado su opinión en las redes sociales.

    En mayo del año pasado el Congreso de los Diputados aprobó, con los votos en contra del PP y de UPN y la abstención de Ciudadanos, la proposición de ley del Parlamento de Cataluña que pedía una reforma del Código Penal para despenalizar la eutanasia y la ayuda al suicidio.

    Por ejemplo, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, señaló que si llega al Gobierno tras las generales, indultará al hombre detenido por ayudar a morir a su mujer, enferma terminal. Ha calificado de “acto de humanidad” el hecho y ha añadido que le gustaría que alguien hiciera con él lo mismo, en caso de estar en esas circunstancias.

    Por tanto, si nadie lo remedia, Ángel Hernández se enfrenta a penas de cárcel tras haber sido detenido por un delito de homicidio. ¿Qué te parece? ¿Crees que es justo?