Deseos de las mujeres en la cama: Conócelos

Si quieres conocer mejor cómo somos las mujeres en la cama y cuáles son nuestros principales deseos sexuales cuando hacemos el amor, sigue leyendo.

por , il

    Deseos de las mujeres en la cama: Conócelos

    Cada vez son más las mujeres que aceptan su deseo sexual como algo natural y se preocupan por disfrutar el placer del sexo con sus parejas o en sus encuentros esporádicos. Pero no siempre ocurre así. Las presiones sociales, las creencias aprendidas desde la infancia sobre el sexo y la feminidad o el pudor que muchas mujeres sienten de sus cuerpos cuando no “cumplen” con la imagen de perfección erótica, suele cohibir a muchas mujeres que experimentan su vida sexual sin transmitir sus verdaderos deseos en la cama.

    La comunicación sexual: una asignatura pendiente

    Uno de los mayores problemas que las mujeres enfrentan en su sexualidad y que también supone un problema para sus parejas, es la falta de comunicación sexual. El miedo a decir lo que realmente deseamos, a explicarle a tu pareja algo que deseas experimentar en la cama aunque parezca raro, el expresarle cómo deseas que te toque… suele ser más habitual entre las mujeres heterosexuales. La llamada ‘brecha del orgasmo’ es una realidad para millones de mujeres. Las mujeres tienen un orgasmo por cada tres de los hombres en el mismo número de encuentros sexuales, y es que las diferencias de género también se expresan en la intimidad.

    Si tu pareja es mujer, no tengas miedo de hablar con ella abiertamente sobre sus gustos y deseos sexuales, sus miedos, cosas que no le gustan, cosas que le gustaría probar, etc. El simple hecho de permitirle expresar verbalmente su mundo sexual abrirá un mundo de posibilidades en vuestra sexualidad como pareja. De hecho, la comunicación sexual es el primer deseo que las mujeres tienen en la cama y que les suele costar expresar a sus parejas.

    Sexo más allá de la cama

    La mayoría de los hombres tienen una respuesta sexual más rápida y precisa que las mujeres. Es decir, en el momento en que comienzan el acto sexual, ven a su pareja desnuda o una película erótica, son capaces de auto-excitarse rápidamente. Aunque en cuestiones de sexualidad quizás no deberíamos generalizar tan a la ligera (es posible que las creencias sobre cómo viven el sexo las mujeres y los hombres sean parte de esa brecha del orgasmo), la mayoría de la comunidad científica que se enfoca en el comportamiento sexual, coincide en que las mujeres experimentan un tipo de excitación más pausada y lenta en el tiempo y necesitan otro tipo de estímulos sexuales, incluso fuera del momento del acto.

    Es decir, muchas de las fantasías eróticas de las mujeres pueden ser verdaderos encuentros pre-sexuales donde el lenguaje, los gestos y el ambiente son cruciales para que el posterior acto sexual sea satisfactorio. Hay estudios que indican que muchas mujeres se excitan al ver a sus parejas masculinas limpiando (colaborando con ellas), haciendo algún trabajo manitas en casa, por el hecho de que su pareja le haya dicho algún comentario erótico por la mañana o le haya mandado un vídeo sexual, e incluso por fomentar la sexualidad durante todo el día con olores afrodisíacos . Las mujeres somos capaces de tener una excitación constante durante todo el día previa al encuentro sexual, lo que intensifica satisfactoriamente su propia sexualidad y placer cuando hacen el amor o se auto-estimulan.

    Preliminares más y más largos

    No es un misterio que los juegos preliminares son prácticamente necesarios para estimular a una mujer en el encuentro sexual, pero a veces esta afirmación se toma como una especie de momento robotizado. Algunos hombres piensan que ‘preliminares’ es masturbar y un poco de sexo oral, para poder llegar lo antes posible al coito. ¡Error!

    La mayoría de las mujeres desean que los preliminares sean algo mucho más profundo, que formen parte real del acto sexual. En realidad, los hombres que entienden esto en una relación heterosexual, llegan a disfrutar muchísimo más del sexo con sus parejas, al igual que las mujeres. Y es que hacer el amor no es sólo penetrar, sino un complejo equilibrio entre la respiración, el tacto, el ambiente, los olores, las palabras y el conocimiento. Sí, porque si se conocen bien las zonas erógenas femeninas o las técnicas de masturbación femenina más placenteras, la relación sexual será muchísimo más satisfactoria.

    Posturas sexuales que vayan más allá del misionero

    Muchas mujeres desearían experimentar el coito con más intensidad. Y es que los estudios demuestran que la mayor parte de las mujeres alcanzan orgasmos mediante la estimulación del clítoris. Sin embargo eso no significa que no puedan tener un orgasmo mediante la estimulación del punto G. En realidad, lo importante para las mujeres es que todo el conjunto del acto sexual haya supuesto un cúmulo de actos excitantes que la lleven al placer. Es por ello que la comunicación, la excitación previa al acto sexual y los preliminares son tan importantes.

    Además, muchas posturas sexuales no favorecen la excitación de las mujeres, mientras que otras son mucho más efectivas. Existen posturas específicas que estimulan el punto G de las mujeres y otras posiciones sexuales que son preferidas de las mujeres porque permiten principalmente estimular el clítoris durante el coito. Es bueno que tanto mujeres como hombres las conozcan para disfrutar al máximo una relación sexual.

    Las mujeres sí son sexuales

    Es importante también desmitificar la creencia de que las mujeres son menos sexuales que los hombres. Frases como ‘a las mujeres les gusta menos el sexo que a los hombres’ sólo ayudan a instaurar esa ‘convicción’ en las mujeres, muchas de las cuales se cohiben de experimentar su sexualidad con la misma libertad que muchos hombres.

    A las mujeres les gusta el sexo. De hecho su cuerpo está tan preparado fisiológicamente para el placer como el de los hombres (algunos dirían que incluso más): pueden tener orgasmos sumamente placenteros, llegar al éxtasis, los orgasmos múltiples femeninos son mucho más frecuentes que los masculinos y son capaces de mantener la excitación por mucho más tiempo que los hombres en general. Es decir, las mujeres son seres sexuales.

    Sin embargo, es cierto que los datos indican que muchas mujeres están insatisfechas con sus relaciones sexuales, probablemente porque la manera en que experimentan el sexo no es la adecuada según sus necesidades. Así que, tanto si eres mujer como hombre, es el momento de ponerte a la acción y ser parte de un cambio en la sexualidad femenina.

    Para empezar, te sugerimos aprender qué es masaje cuerpo a cuerpo y cómo hacerlo y la importancia del orgasto o el momento previo al orgasmo.

    Texto revisado por Sandra Llorente