Tipos de caricias: ¡Sorpréndete!

Existen muchos tipos de caricias y cada una tiene un significado distinto. Conocerlas te ayudará a seducir a esa persona especial.

por , il

    Tipos de caricias: ¡Sorpréndete!

    ¿Sabes distinguir los diferentes tipos de caricias? Si no es así, deberías, ya que no sabes la de cosas que se expresan con el lenguaje no verbal y que muchas veces no somos capaces de entender. Pero aparte de esto, hay otra cuestión muy importante… ¿sabes dejarte acariciar? Y es más… ¿sabes dar caricias? ¡Es hora de que lo intentes, disfrutarás mucho más de la intimidad con tu pareja!

    Tipos de caricias. ¡Déjate llevar!

    Existen muchas formas de acariciarse, tanto en el día a día como en las relaciones sexuales. Y es que, si te paras a pensar, hay muchas partes de su cuerpo que puedes acariciar: la cara, los labios, la espalda, los genitales, los muslos, los pies… y no siempre te tienes que ayudar de las manos. Un ejemplo son los masajes cuerpo a cuerpo entre parejas, basados en caricias de diferentes partes del cuerpo con zonas del cuerpo.

    En general, podemos clasificar las caricias en dos grandes tipos:

    Caricias que son necesarias

    Desde que nacemos, necesitamos el contacto con nuestros seres queridos. Este contacto físico nos da apoyos psicológicos y nos aporta bienestar, además de fortalecer nuestros sentimientos.

    Caricias adultas

    En la adultez, buscamos una intimidad diferente con la pareja. El deseo, las fantasías y el disfrute es lo que queremos conseguir con ellas. Las caricias en este momento se convierten en formas de seducción y maneras diferentes de mostrar afecto y amor hacia la pareja.

    Caricias en diferentes zonas del cuerpo

    Los seres humanos utilizamos las caricias para demostrar diferentes sentimientos, aunque muchas veces lo hacemos de forma intuitiva o inconsciente. Si quieres conocer más sobre el lenguaje corporal de las caricias, toma nota de lo que provocan las caricias en cada zona del cuerpo y lo que lograrás con cada caricia tuya:

    • En la cabeza o en pelo: Le provocarás un sentimiento de relax y tranquilidad. A pocas personas no les gusta que nos enredemos en su pelo durante un ratito. Mostrarás tu interés por que tu pareja esté a gusto y disfrute contigo de ese momento especial.
    • Caricias en la cara: es un gesto amoroso que suele hacerse cuando hay confianza en la pareja, por lo que es más común en relaciones estables. Las mujeres reciben las caricias en las mejillas como un gesto protector y tranquilizante, mientras que para los hombres la sensación de protección tiene más que ver con la identificación maternal.
    • Caricias en los labios: Si te has empeñado en acariciar sus labios con los tuyos o con la lengua, la cosa cambia. Le transmitirás un intenso sentimiento de deseo. Resultará muy excitante para determinadas ocasiones, ¡pruébalo!
    • Caricias en la espalda: Es una de las zonas que más placer le da a una persona. Todo depende de cómo des esas caricias. De forma suave con las yemas de los dedos si buscas relajar a tu pareja o mediante los labios, con besos o la lengua, en los momentos más sensuales e íntimos. Cada caricia en la espalda una tiene su contexto.
    • Caricias en las manos: cuando una persona busca entrelazar su mano con su pareja, significa que está profundamente comprometido con la relación. El gesto de concentrarse en acariciar la mano de una pareja demuestra un sentimiento de amor sincero. Además, si tu pareja envuelve tu mano entre las suyas, demuestra que mantiene contigo un sentimiento de protección. Si nunca te da la mano o te la acaricia, puede significar que no está comprometido o que se deja llevar por su timidez.
    • En los genitales: Claramente le estás incitando al acto íntimo. Deja a un lado los tabús y lánzate a probar cosas nuevas. Por cierto, los pezones y las diferentes zonas erógenas entrarían dentro de este tipo de caricias.
    • Caricias en los muslos o rodillas: se trata de un juego sensual que claramente invita a llamar la atención física sobre la pareja. Suelen ir acompañadas de miradas o frases sensuales, dependiendo del lugar donde la pareja se encuentre.

    Aparte de éstas, hay muchas más zonas que puedes explorar con caricias y descubrir poco a poco lo que significan para tu pareja. No lo pienses más y déjate seducir por el arte de acariciar. Piensa que muchas veces vale más una caricia a tiempo que unas bonitas palabras. ¡Aprovéchalo y haz que tu chico disfrute contigo!

    Además, descubre el significado de los besos y qué quieren decir los diferentes tipos de abrazos.