Antigravity Yoga: los beneficios de la ingravidez

¿Te atreves a suspenderte en el aire? Antigravity Yoga te propone sacar el máximo partido al yoga fusionado con el pilates y la danza.

por , il

    Antigravity Yoga: los beneficios de la ingravidez

    El Antigravity Yoga, una disciplina en pleno auge, propone ponerse en forma literalmente colgados de una tela de hamaca suspendida del techo, aproximadamente a un metro del suelo. Ya de por sí practicar yoga reporta interesantes beneficios a nivel físico y emocional, y partiendo del yoga tradicional en los últimos años han ido surgiendo nuevas disciplinas de yoga fusionadas con otras técnicas.

    Los ejercicios del Antigravity Yoga, también conocido como yoga aéreo, aúnan tres disciplinas: yoga, danza y pilates. El objetivo de esta disciplina es trabajar la fuerza y la flexibilidad. Descubre los sorprendentes beneficios de la ingravidez tras una clase de aproximadamente unos 50 minutos de duración.

    Antigravity Yoga beneficios

    antigravity yoga beneficios

    Trabajo en suspensión, o desafiar las leyes de la gravedad, son algunas de las formas de definir la práctica del Antigravity Yoga, una disciplina para ejercitar el cuerpo y la mente. Además, es un buen aliado terapéutico para aliviar los dolores de espalda ya que la postura invertida ayuda a relajar la columna vertebral y liberar las tensiones acumuladas.

    • Mejora la flexibilidad corporal.
    • Fortalece los músculos.
    • Trabaja la fuerza corporal.
    • Mejora el estado de ánimo, despeja la mente y potencia la creatividad.
    • Oxigena el cuerpo.
    • Mejora la postura corporal.
    • Mejora la circulación sanguínea.
    • Libera estrés y tensiones.
    • Ayuda a combatir la celulitis.
    • Ayuda a evitar el insomnio al tener un efecto relajante.

    Antigravity Yoga, ¿cómo se practica?

    Las esterillas para hacer yoga dan paso a nuevos accesorios. Así, esta disciplina, creada por Christopher Harrison en Nueva York a principios de los años noventa, se realiza con una hamaca o columpio de tela (seda) suspendida del techo. Una técnica que puede practicar cualquier persona, salvo en caso de padecer problemas de corazón o de circulación, así como en el caso de las mujeres embarazadas.

    Para que puedas hacerte una idea de cómo poner en práctica esta singular disciplina, aquí tienes unos vídeos de todo lo que se puede hacer con la ingravidez como aliada. Ponerse en forma nunca fue tan divertido.