Beneficios de comer insectos, el nuevo alimento

Si todavía te resistes a probarlos, descubrir los beneficios de comer insectos te ayudará a despejar tus dudas.

por , il

    Beneficios de comer insectos, el nuevo alimento

    Conocer los beneficios de comer insectos es la mejor manera de despejar todas las dudas sobre el que está considerado como el nuevo alimento. Incluir insectos en la cesta de la compra es mucho más que una moda pasajera, porque este particular alimento es una fuente excepcional de proteínas. En España ya se han comenzado a comercializar los primeros alimentos elaborados con insectos.

    Escarabajos, hormigas, abejas o saltamontes son algunos de los insectos a elegir entre las más de 1.900 especies consideradas comestibles. Comer insectos, de los más variados sabores y texturas, no solo hace más exótica la dieta sino que la enriquece por su aporte en nutrientes. Descubre por qué los insectos han pasado a estar en la lista de los alimentos más recomendados para consumir de manera habitual.

    Beneficios de comer insectos

    beneficios de comer insectos

    Un alimento que ha dejado de ser un gran desconocido y cuyo consumo viene avalado por la FAO, la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, y que calcula que los insectos forman parte de la dieta de 2.000 millones de personas en el mundo. De hecho, salvo en el continente europeo, los insectos han formado parte de la cocina tradicional de muchos países, especialmente de Asia y Latinoamérica.

    ¿Qué aportan los insectos comestibles? De entrada, son uno de los alimentos más ricos en hierro. Algunas especies de insectos pueden aportar hasta 20 mg de hierro por cada 100 gramos, frente a los 6 mg de la carne de ternera.

    • Proteínas
    • Calcio
    • Hierro
    • Zinc
    • Cobre
    • Magnesio
    • Fósforo
    • Manganeso
    • Selenio
    • Ácidos grados poliinsaturados
    • Vitaminas B1, B2 y B3

    ¿Cómo preparar insectos para comer?

    comer insectos

    Entre los insectos que se pueden comer, entre los más consumidos en el mundo se encuentran los escarabajos, orugas, abejas, avispas, hormigas, saltamontes, langostas y grillos. La forma más habitual de comer insectos es fritos, tostados o rebozados, y también molidos como ingrediente para añadir a las salsas, sopas o bebidas. Arroz con grillos, langostas empanadas o tostadas con larvas de abeja son solo un ejemplo de las más variadas recetas que se pueden preparar con insectos, siempre y cuando uno esté dispuesto a innovar y a probar nuevos sabores.

    Para los más indecisos a la hora de comer insectos la industria alimentaria ha encontrado la solución, y es presentarlos como un ingrediente más de barritas energéticas, snacks, pasta y granolas. ¿Te apetece una barrita de chocolate con harina de grillo?